Las cifras son contundentes. Y aluden sólo a lo que se registra. El resto escapa a las estadísticas. De acuerdo a ellas, en la Argentina cada año más de 70 mil niñas y adolescentes transitan embarazos. Siete de cada diez no fueron intencionales. En menores de 15 años, ese porcentaje sube al 80%. Y en muchos casos se dan en situaciones de abuso y violencia sexual. Para dar herramientas que contribuyan a prevenir embarazos adolescentes no intencionales, comienza este martes la campaña Puedo Decidir.

La impulsan la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en conjunto con diez organizaciones no gubernamentales. Y, a diferencia de ediciones anteriores, forma parte también el Ministerio de Salud de la Nación, conducido por Carla Vizzotti. El material, de contenido virtual, se basa en cinco spots audiovisuales sobre cuatro ejes clave: métodos anticonceptivos y de cuidado; placer y consentimiento; acceso a la información para decidir libremente; acceso al conocimiento de derechos IVE/ILE. Los ejes, este año, fueron co-creados con jóvenes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La campaña ya se había realizado antes, pero es la primera vez que incluye información sobre acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, tras la sanción de la Ley Nº 27.610, que entró en vigencia el 24 de enero de este año. Todas las organizaciones participantes difunden los spots mediante redes sociales a lo largo de esta semana. “Yo puedo decidir siempre y cuando no estén vulnerados mis derechos, incluyendo el del acceso a un aborto seguro”, dice uno de los personajes en el spot sobre la IVE.

“Lo que se busca es concientizar, dar información sobre los distintos ejes temáticos y dar herramientas, sobre todo a jóvenes de 13 a 18 años. Porque para poder decidir en principio se tienen que dar un montón de condiciones previas. Entre ellas, tiene que estar garantizado el acceso a la información, la implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas. Y un reclamo de hace años: que se garantice acceso a métodos anticonceptivos como establece la ley”, resumió Rocío Vecchio, integrante de la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva (RedNac).

Los datos sobre los que se trabaja para dimensionar el problema, alarmantes de por sí, corresponden a las estadísticas de 2019, las últimas disponibles hasta ahora por parte de la Dirección de Estadísticas e Información que depende de la cartera sanitaria nacional. Pero se estima que el pandémico 2020 agravó el cuadro.

“Sabemos que la pandemia y lo que tiene que ver con el confinamiento empeoró estas situaciones, sobre todo en acceso a métodos anticonceptivos y servicios de salud. Aumentó la violencia dentro de los hogares, un dato no menor teniendo en cuenta que ocho de cada diez embarazos en menores de 15 años son no intencionales y en muchos casos se vinculan con casos de violencia y abusos”, advirtió Vecchio en diálogo con Tiempo.

Además de FEIM y Unfa, impulsan esta acción Amnistía Internacional Argentina, FUSA Asociación Civil, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Fundación Huésped, Fundación Kaleidos, Las Otras Voces, Intercambios, Xangó y Doncel.