El video muestra que apenas clareaba en Ciudad Evita un grupo de personas todavía no cae en la cuenta de que su vecino, Rodolfo Orellana, a quien intentan reanimar, ya está muerto. Los testigos presenciales de la represión señalan que la responsable de los dos disparos fatales es una policía rubia. Un tiro por la espalda, a la altura de la ingle, y otro en la cara cuando cae. Orellana tenía cinco hijos, desde  un recién nacido a una hija de 15 años, militaba activamente en la Organización Libres del Pueblo (OLP-CTEP), estaba planificando con el área textil la confección seis mil guardapolvos que habían hecho para el inicio de las clases del año próximo.

“Hay un enemigo que está viniendo por nosotros”, dice Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la CTEP en referencia al asesinato de “Ronald”, y aclara: “No es contra nosotros en particular, es contra el movimiento popular y sus organizaciones. Más allá de que aún estamos recabando información, acá hay un solo culpable: las políticas que generan estas desigualdades, estas injusticias y que anidan tragedias como esta”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: En una salvaje represión, asesinaron a un militante de la CTEP

El asesinato del militante popular se produjo durante el intento de una toma de tierras fiscales en Ciudad Evita por parte de unos cien vecinos mayormente de Villa Celina. “No se trató de una acción organizada, son cosas que pasan en los barrios populares, surgió esa madrugada de la propia necesidad de los vecinos”, explica Pablo Puebla, referente de la OLP. Además cuenta que los alquileres de las piezas de dos por dos o cuatro por cuatro son tan altos que la necesidad de un terreno propio llevó a Rodolfo y otros vecinos a unirse a la toma. Al llegar al lugar, la policía los provocó: “Si quieren guerra, van a tener guerra”.  Después se escucharon los disparos con este resultado.

Belén Rosas, compañera de militancia de Rodolfo, cuenta que estuvo todo el día corriendo de un lado para el otro con la Gremial de Abogados, sin conseguir que les dijeran algo. La fiscalía ya había cerrado para las dos de la tarde y la preocupación por sus compañeros crecía. Cuenta que al principio no sabía de quién se trataba, pero “cuando vi la foto de Rodolfo, lo reconocí de inmediato, él siempre estaba en primera línea, haciendo de todo para sacar adelante al barrio y a sus hijos”.  

“La policía actúa cada vez con más crueldad en los barrios populares. Esta vez llegó a un punto fatal, pero esta violencia está presente todos los días, por ejemplo, a través de los allanamientos que hacen en las textiles de las cooperativas de la economía popular. Ni se les ocurra decir que la violencia es culpa nuestra, no se los vamos a permitir”, continuó conmocionada Belén.

También podés leer: El gobierno bonaerense admite que los policías de refuerzo podrían haber llevado armas de fuego

Además, los referentes de la OLP-CTEP se muestran preocupados por los cuatro detenidos –Miriam Calizaya, Hugo Vedia, Wilson Delgado y Alanes Coria–, que fueron desperdigados en diferentes comisarías previniendo que se produjera una concentración en la puerta. “Miriam está en periodo de lactancia, le acercan el bebé para que lo alimente y se lo sacan. Ella es la misma compañera que todos los días se desespera en el merendero Sol y Tierra en Villa Celina porque no alcanza la comida para todos”.

A la conferencia de prensa del día jueves a las seis de la tarde en la sede de la CTEP se acercaron dirigentes de diferentes organizaciones, como “Cachorro” Godoy, El “Vasco” Murúa, Luis D’ Elía, Nacho Levi, Elizabeth Gómez Alcorta, entre otros. Por su parte, las primeras voces oficiales recién se hicieron oír este viernes por la mañana y a pesar de que la autopsia ya confirmó que fue asesinado, las declaraciones de los funcionarios bonaerenses son contradictorias.

Conferencia de prensa en la sede de CTEP