Columnas de sonido, pantallas gigantes y luminarias de diferentes colores a lo largo de Diagonal Norte, parte de Suipacha y algunas cuadras de la calle Sarmiento. Cámaras para transmisión en vivo, consolas de sonido y un gran despliegue de estructuras para mantener la zona segura. De frente, el armado de un gigantesco escenario en el obelisco y miles de personas trabajando desde el miércoles para el recital de este domingo 29 de mayo. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene todo listo para el gran y merecido homenaje a Carlos «La Mona» Jiménez, en el marco de sus 55 años de trayectoria en la música cuartetera. Un evento en el cual, el ejecutivo porteño, puso todas sus fichas para que no pase inadvertido.

A pocos metros de ese lugar, sobre Av. De Mayo al 500, la contracara: alrededor de 70 músicos de la Banda Sinfónica de la Ciudad protestaban este viernes en las puertas del ministerio de Cultura, para repudiar y visibilizar el ajuste que viene realizando la cartera que dirige Enrique Avogadro: “Estamos abandonados a la buena de Dios, nuestros salarios, por ejemplo, están un 60% debajo de lo que gana cualquier músico de la banda del Teatro Colón. El gobierno porteño nos obliga a comprar nuestros propios instrumentos, tampoco nos paga un plus para el mantenimiento de los mismos, no nos provee de ropa para los eventos, no invierte en vacantes ni en músicos invitados”, comienza su diálogo con Tiempo Jorge Jara, delegado de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires.

En sintonía con la falta de presupuesto para la Banda y el pago de un plus para la compra y mantenimiento de los instrumentos, los músicos afirman que la gestión de Rodríguez Larreta lleva a cabo un vaciamiento sostenido de la Sinfónica: “Cuando los músicos de la Banda se jubilan el ministerio de Cultura se niega a abrir un nuevo concurso para que otro músico ocupe su lugar. Estamos yendo a un vaciamiento paulatino de nuestra Banda, en este momento somos 70 músicos los que la integramos cuando tenemos que ser 96: hay 26 vacantes que Avogadro no quiere ocupar”, agrega Jara.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Banda Sinfónica de la Ciudad fue creada en 1910 en el marco del Centenario de la Revolución de Mayo. Para la ocasión, el municipio de la Capital Federal, realizó una serie de festejos muy importantes y fundó la Banda Municipal de Buenos Aires. “Nosotros somos el organismo sinfónico más antiguo de la Ciudad como cuerpo estable, ya que el Teatro Colón es anterior, pero las orquestas que había no eran del municipio sino contratadas. Ya contamos con más de 112 años de historia y sin dudas éste es nuestro peor momento”, detalla el músico.

El vaciamiento de la Banda Sinfónica de CABA, viene acompañado por la falta de pagos en diferentes ítems. Aseguran que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, incumple un fallo de la justicia que ya lleva 3 años de sentencia firme. La orden judicial, decreta que el gobierno de la Ciudad debe disponer de diferentes pagos estipulados en la Ordenanza 45.604 que da forma al régimen laboral de los trabajadores y trabajadoras de la Banda.

Hace 11 años la Banda Sinfónica de la Ciudad reclama un lugar para ensayar

En 2011, el por entonces jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, desalojó a la Banda Sinfónica de ese espacio para concesionar el lugar y montar un restaurante. Desde entonces los músicos carecen de un espacio propio y deambulan por diferentes lugares para poder ensayar. Unos años lo hicieron en el Club Unidos de Pompeya, donde los propios integrantes de la Banda pagaban el alquiler del lugar. Más tarde hicieron lo mismo en el Club Español, y luego en el Club Italiano, ubicado en el barrio de Caballito.