Guadalupe Ríos, de 16 años, fue asesinada de un tiro en la espalda por el que era su novio, quien tras cometer el hecho, escapó.

El femicidio sucedió el jueves en la puerta de una vivienda ubicada en la calle 35, entre 158 y 159, en la localidad de Melchor Romero, en La Plata, cuando Gustavo Arsamendia, de 28 años, discutió con la adolescente y le arrebató la vida.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Cuando la joven salía de su casa para ir al colegio, su novio de nacionalidad paraguaya, desenfundó un arma y le dio un tiro en la espalda a la vista de la madre. Tras cometer el crimen, Arsamendia subió a su Chevrolet Corsa y se dio a la fuga. Es buscado intensamente por la Policía.

La joven ingresó hospital sin vida. Los médicos realizaron tareas de reanimación cardiopulmonar, pero no lo lograron. La justicia platense ordenó la captura del asesino y envió informes también a Migraciones por si intenta salir del país.

La madre de la victima, que presenció el crimen, sufrió un estado de shock y fue hospitalizada. Por tal motivo todavía no pudo prestar declaración ante el fiscal de turno de la localidad de Melchor Romero.

“Luego de recibir el disparo la joven cayó en la puerta de su casa y fue trasladada por un patrullero que se encontraba por la zona hasta el hospital de Melchor Romero”, dijo un vocero policial.

Guadalupe era una estudiante del Liceo Víctor Mercante, uno de los colegios secundarios dependientes de la Universidad Nacional de La Plata. Los docentes y sus compañeros, al recibir la trágica noticia, paralizaron las actividades educativas para respetar el luto.

El crimen de Guadalupe se suma a una larga lista de casos de similares características. En el mes de septiembre se registraron al menos ocho femicidios. Una apología que se repite.