El censo postergado dos años por efecto de la pandemia de coronavirus llega con novedades. Tanto en su formato como en su contenido. Por primera vez será bimodal, con la opción de responderlo de forma virtual. Y se indagará sobre identidad de género y pertenencia étnica.

El Decreto 42/2022 publicado este martes en el Boletín Oficial confirmó que se realizará el 18 de mayo de este año, feriado en todo el país. Además, el Ejecutivo le otorgó al Ministerio de Economía el poder para realizar “las contrataciones necesarias” para la concreción del operativo, que involucrará a unas 600 mil personas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Entre los cambios con respecto a censos anteriores, por primera vez “se realizará bajo la definición de ‘censo de derecho’, por lo que las personas serán contabilizadas donde residan habitualmente”. Es decir, donde pasan la mayor parte del tiempo durante la semana.

En tanto, el operativo será bimodal: las y los ciudadanos podrán completar los datos de forma online o a través de entrevistas presenciales. Quienes lo hagan de manera virtual recibirán un código al completar el proceso y deberán presentarlo cuando se presente en sus domicilios la visita presencial clásica. Sin ese código, deberán responder las preguntas de forma tradicional. La versión digital estará disponible a partir del 16 de marzo y durante dos meses, hasta el 16 de mayo, dos días antes de la visita presencial.

En cuanto al contenido, habrá preguntas nuevas como las relacionadas con la identidad de género y el autorreconocimiento étnico. “Por primera vez se incorpora para toda la población la posibilidad de responder sobre autorreconocimiento étnico –pueblos indígenas y afrodescendientes– y autopercepción de identidad de género”, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Así, se podrá optar entre mujer trans/travesti, varón trans, mujer, varón o ninguna de las anteriores para describir identidad de género. Al mismo tiempo, se mantendrá la pregunta de “sexo registrado al nacer”.

En diciembre pasado la titular del Inadi, Victoria Donda, y el titular del Indec, Marco Lavagna, compartieron un encuentro para trabajar sobre las formas en las que se incluirá la variable afrodescendiente en el censo, y sobre la posibilidad de desarrollar campañas de concientización específicas para que el INADI funcione como facilitador de en la participación de las comunidades históricamente vulneradas en este relevamiento.
Otra de las grandes novedades tiene que ver con la inclusión del DNI de los miembros del hogar, con el argumento de que permitirá la integración de información censal y registros administrativos. Algo que ya venía siendo cuestionado por organizaciones de la sociedad civil.

“La pandemia nos obligó a incorporar tecnología, darle nuevas herramientas a la población para que conteste. Es la primera vez que Argentina va a hacer un autocompletamiento a través de una página web”, dijo Lavagna en diálogo con Página 12.

Los datos poblacionales disponibles hasta ahora corresponden al Censo 2010, cuando en Argentina había 40.117.096 de habitantes. Se estima que actualmente viven en el país más de 45.800.000 personas: el año que viene se conocerá el número exacto. El objetivo del Censo, según establece el organismo a cargo, es “contar –sin omitir ni duplicar– a todas y a cada una de las personas, hogares y viviendas” para “cuantificar y analizar la estructura demográfica y socioeconómica y la distribución espacial de la población”.