El ataque a la redacción del diario Tiempo Argentino -gestionado por la cooperativa Por Más Tiempo, luego del vaciamiento provocado por Szpolski-Garfunkel- continúa reproduciendo consecuencias que involucran a organismos internacionales. En esta oportunidad, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó un informe ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el cual le pide al organismo “le requiera información al Estado argentino sobre los episodios” y “sus consecuencias políticas, administrativas y judiciales”.

La redacción de Tiempo fue atacada por una patota liderada por el pseudo comprador Mariano Martínez Rojas, el 4 de julio del año pasado. Según el pedido, el Estado debería informar “sobre las medidas e investigaciones que se hubieran adoptado e iniciado en sede administrativa y judicial con motivo de la actuación de las fuerzas de seguridad en los derechos denunciados”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde el CELS, esperan que “la Comisión desarrolle un proceso de activo monitoreo de la situación del Diario Tiempo Argentino y sus trabajadores, que entendemos fundamental para el resguardo del derecho a la libertad de expresión en la Argentina”.

En las últimas horas, un informe de Reporteros Sin Fronteras sobre la situación de los medios de comunicación en Argentina hizo una detallada descripción de la situación sufrida por los trabajadores de Tiempo.