Los aeropuertos de Beijing cancelaron este viernes cientos de vuelos debido al endurecimiento de las normas de viaje en China para frenar nuevos focos de Covid-19 antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno. La medida fue tomada a pesar de que el gigante asiático redujo el número de contagios a su mínimo desde el comienzo de la pandemia la pasada primavera, gracias a sus medidas de tolerancia cero que incluyeron cierre de fronteras, confinamientos selectivos y largos periodos de cuarentena.

Sin embargo el país se está enfrentando a nuevos brotes en una docena de regiones de gran flujo turístico, lo que llevó a las autoridades a ordenar a millones de ciudadanos que se queden en sus casas, restringir los viajes entre provincias y aumentar los test de detección de coronavirus. Aún así, el número de casos en el país más poblado del mundo sigue siendo mucho más bajo que en la mayoría de los países, con 48 nuevos contagios notificados este viernes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De todas formas, las autoridades prefieren no arriesgarse e impusieron a decenas de miles de personas en Beijing -la ciudad que albergará los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero-, confinarse después de que se detectaran algunos casos de coronavirus. Según la plataforma china Feichangzhun, la mitad de los vuelos de los dos principales aeropuertos de la capital fueron cancelados este viernes. 

En tanto, largas filas de ciudadanos que querían cumplir con los estrictos controles anticovid implementados por las autoridades sanitarias chinas podían verse frente a los centros médicos de la capital. Muchas regiones están exigiendo a los pasajeros que muestren una prueba negativa antes de entrar, sobre todo a aquellos que se desplazan desde ciudades que han notificado casos recientemente.