El Banco Central de Cuba emitió una serie de regulaciones para los proveedores de servicios de bitcoin, tras dar el visto bueno el año pasado al uso personal de las criptomonedas, una medida que podría ayudar a la isla a eludir las duras sanciones que impone el bloqueo de Estados Unidos.

Las criptomonedas, que permiten realizar operaciones financieras de forma anónima y descentralizada, se han utilizado en el pasado para sortear los controles de capital, así como para hacer más eficientes los pagos y las transferencias.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Banco Central cubano estableció los requisitos específicos para la autorización, funcionamiento, regulación, supervisión, vigilancia, mecanismos correctivos y cancelación de licencias a los proveedores de servicios de activos virtuales que operen en y desde el territorio nacional.

En la Resolución 89, publicada este martes 26 de abril en la Gaceta Oficial No. 43 (ordinaria), se aclara que para realizar esa actividad las personas naturales o jurídicas solicitan licencia al BCC.

El Banco Central de Cuba, al considerar la solicitud de licencia, evalúa la legalidad, oportunidad e interés socioeconómico de la iniciativa, las características del proyecto, la responsabilidad de los solicitantes y su experiencia en la actividad.

La licencia se autorizará previa consulta al Grupo de Criptoactivos, precisa la norma, y especifica que estas serán aprobadas por período de un año, prorrogable por un segundo año, dado el carácter experimental y novedoso de este tipo de actividad

De acuerdo con la resolución, el Banco Central de Cuba establece en la licencia, las características de los activos virtuales, las condiciones y restricciones de las operaciones autorizadas, así como las medidas a cumplir para el control y custodia sobre los activos virtuales.

Además de definir conceptualmente los términos “activos virtuales” y “proveedor de servicios de activos virtuales”, la medida aclara que el Banco Central cubano es la única entidad autorizada para que las instituciones financieras y demás personas jurídicas puedan usar activos virtuales entre ellas, y que ésta determinará cómo se otorgarán licencias para operar servicios relacionados dentro de ese país.

En ese sentido, los organismos de la Administración Central del Estado, organizaciones políticas, sociales u otras instituciones no podrán usar “activos digitales” sin autorización de la entidad monetaria.

Además de estas regulaciones, el Banco Central de Cuba advirtió de los «riesgos intrínsecos del uso no autorizado de activos virtuales y de los servicios de estos, así como de consecuencias legales derivadas de ello, en el orden civil, administrativo y penal”.

Según medios locales, las criptomonedas más utilizadas en la isla son el bitcoin (BTC), ethereum (ETH), litecoin (LTC) y tether (USDT), y la popularidad de las mismas se incrementó debido a la dificultad para conseguir dólares a partir del endurecimiento del bloqueo a la isla durante el gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump, ya que las criptomonedas permitirían facilitar el envío de remesas hacia ese país, operación prohibida por Trump en noviembre del 2020.

En mayo, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, había señalado que el Gobierno estaba analizando la “conveniencia” del uso de criptomonedas en las operaciones económicas del país.

La medida de hoy se suma a otra normativa que permite una mayor apertura económica dentro de la isla al permitir la constitución de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), tanto en el sector público como en el privado.