El bloque del Frente para la Victoria en el Parlasur expresó su preocupación por la realización de la XIII Cumbre del G-20 en Buenos Aires “por el incumplimiento de las metas fijadas en la fundación del grupo” y señalan también su cuestionamiento al “papel de las autoridades argentinas ante la crisis global y regional, y la situación política actual de nuestro país”, ante lo que califican como “desgobierno macroeconómico y acelerado endeudamiento externo”.

Es así que en un documento fechado en la capital argentina, los parlamentarios del Mercosur puntualizan que “el mundo actual está sumergido en una guerra comercial entre las principales potencias económicas y comerciales”.

A continuación indican que entre los objetivos incumplidos figuran el punto número 3 de la declaración de principios del G-20.

“Partimos de la creencia de que la prosperidad es indivisible; de que el crecimiento, para que sea constante, tiene que ser compartido; y de que nuestro plan global para la recuperación debe centrarse en las necesidades y los puestos de trabajo de las familias que trabajan con ahínco, no sólo en los países desarrollados, sino también en los mercados incipientes y en los países más pobres del mundo”, dice aquel artículo.

Luego los parlamentarios lamentan que ante la guerra comercial que avanza entre los países desarrollados y las potencias militares, “Argentina ha vuelto a ser el “patio trasero” de los intereses norteamericanos, verdadero polo de poder global, que frena el desarrollo de un verdadero multilateralismo”.

Al mismo tiempo, expresan su rechazo a lo que llaman “nuevas relaciones carnales de sometimiento a los intereses geopolíticos norteamericanos en la región”.