El Grupo Hermandad rechazó de plano las maniobras de desestabilización contra Cuba y el bloqueo económico propiciado por los EE UU, que se plasma sobre “el gobierno y el pueblo cubano desde hace décadas”. El conjunto está integrado por casi todas las más representativas figuras políticas de Latinoamérica y en esta ocasión se reunió mediante una teleconferencia en la que manifestaron en unanimidad su respaldo y aliento en este renovado proceso de desestabilización.

El receptor de todos mensajes y principal orador del evento fue el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez. En esta oportunidad integraron el grupo que participó del encuentro virtual la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff; los expresidentes Evo Morales, de Bolivia, Ernesto Samper de Colombia y Fernando Lugo, de Paraguay. La Argentina contó con la participación del senador Jorge Taiana, y los diputados nacionales Carlos Heller y Eduardo Valdés, y el parlamentario del Mercosur, Oscar Laborde, entre otros. Intervinieron otros dirigentes latinoamericanos como la mexicana Alicia Barcenas, el ex canciller brasileño Celso Amorín, el político y diplomático boliviano Diego Pary y la secretaria de Relaciones Internacionales del PT, Mónica Valente,

 Justamente, Rodríguez expresó que los últimos acontecimientos se relacionan con “una operación político-mediática organizada desde territorio de los Estados Unidos, y desde dominios y cuentas, fundamentalmente, de la Florida, con el uso de herramientas carísimas de alta tecnología, costeadas con fondos federales”.

Luego, el canciller cubano manifestó también que el bloqueo económico incidió en a la situación de la salud pública en su país en medio de la pandemia del Covid-19 y explicó que “nos impidieron la adquisición de respiradores para las unidades de terapia intensiva o la compra de insumos para la producción”. Y en ese sentido admitió que las manifestaciones ocurridas en su país son producto del “impacto combinado de un momento pico de contagios y fallecimientos por covid-19”.

A su turno, Evo Morales señaló que “la mejor forma de luchar es acompañar al pueblo cubano” y a su vez exigió: “Hay que liberar a Cuba del bloqueo económico de Estados Unidos”. Luego envió “al hermano presidente, al gobierno y a ese pueblo revolucionario no solo nuestro respeto sino también nuestro respaldo y admiración. Cualquier país con semejante bloqueo ya se hubiera rendido, pero cuba sigue firme. Vamos a defender a la revolución del pueblo cubano, un ejemplo modelo. Ningún país alcanza a Cuba en políticas sociales, salud y educación”.

Fernando Lugo, por su parte coincidió que “hay un bombardeo mediático contra la hermana república de Cuba, una guerra sucia, mostrando fotos de otras situaciones, que realmente nos indigna. Hay que contrarrestar todo esto defendiendo el proceso de la revolución libertaria, el proceso socialista”.