El sorprendente colapso de las reformas al sistema de salud impulsadas por Donald Trump fue debido, en gran parte, a la resistencia de dos mujeres republicanas que soportaron todas las presiones imaginables para alinearse con la línea del partido.

Mientras que la rebelión de John McCain ocupó los titulares de todos los medios, los votos de dos mujeres menos conocidas como Susan Collins y Lisa Murkowski fueron decisivos a la hora de frustrar el deseo de Trump de derogar el Obamacare.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Durante la campaña presidencial contra Hillary Clinton, Trump enfrentó innumerables críticas sobre sus conductas y comentarios hacia las mujeres. Y luego del último debate sobre la reforma al sistema sanitario, los críticos volvieron a cuestionar los intentos de Trump de intimidar a Collins y a Murkowski, a través de terceros o por su púlpito de Twitter.

Mientras que varios de los republicanos que expresaron objeciones sobre la ley que debía sustituir al Obamacare finalmente se plegaron a las exigencias de Trump, Collins y Murkowski se mantuvieron firmes.

El gesto tembloroso de McCain, ese pulgar hacia abajo estropeando en el último minuto el intento de derogar el Obamacare, no habría sido posible sin la persistencia de estas senadoras de Maine y Alaska.

Ambas han enfrentado agresivos llamados de atención de Trump, tácticas intimidatorias por parte de su gabinete e incluso amenazas de violencia de un congresista republicano, Blake Farenthold, quien llegó a afirmar que retaría a «algunas senadoras» a duelo si fueran hombres, pues estaban bloqueando la reforma al sistema de salud.

Las crecientes presiones sobre Collins y Murkowski sirvieron para recordar varias de las controversias que surgieron en la campaña de Trump.

El presidente atacó a una reportera que moderó el primer debate entre los candidatos a la presidencia, afirmó que Hillary Clinton era una «facilitadora» por permitir las infidelidades de su esposo, utilizó lenguaje ordinario en eventos de campaña y, por supuesto, es recordada aquella grabación en donde se jactaba de acosar a las mujeres.

Ahora en el poder, no puede esquivar el hecho de que fueron las mujeres quienes bloquearon su iniciativa legislativa.

Entre los 52 senadores republicanos, cinco son mujeres. Collins y Murkowski han sido quienes se han opuesto con mayor consistencia a los planes que se han presentado para sustituir al Obamacare.

Ellas también votaron contra quien había propuesto Trump para el puesto de secretaria de Educación, argumentando que no estaba calificada para el puesto.

Y cuando Trump realizó groseros y denigrantes comentarios sobre una presentadora de noticias de MSNBC en junio, Murkowski, de 60 años, y Collins, de 64, lo criticaron públicamente. «¡Ya basta!», escribió Murkowski en Twitter. Collins hizo un comentario en el mismo sentido.

En cuanto a la reforma de salud, ambas argumentaron que varios de los planes propuestos impactarían negativamente sobre millones de familias estadounidenses.

También se opusieron a las primeras propuestas del Senado, alegando que hubieran dejado a millones de estadounidenses sin seguro de salud. «