Miles de colombianos volvieron a las calles hoy después de más de un mes de suspensión de las manifestaciones contra las políticas de ajuste y represivas de Iván Duque, coincidiendo con el aniversario de la declaración de la Independencia en el país y con la inauguración de una nueva legislatura que enfrenta una alta demanda social por reformas de fondo.

Convocados mayoritariamente por el Comité Nacional del Paro (CNP), los manifestantes marcharon por las principales ciudades, con epicentro en Bogotá, como no lo hacían desde el 15 junio, manteniendo las consignas por un Estado más solidario y una reforma policial, a cuyo accionar se atribuyen las cerca de 60 muertes en contextos de represión.

La mayor concentración se produjo en la Plaza Bolívar, frente al Congreso Nacional. Allí, en medio de un gran despliegue policial, el presidente Duque fue el encargado de abrir el periodo de sesiones del renovado Parlamento en un discurso en el que destacó algunas gestiones de su gobierno y rechazó la violencia “venga de donde venga” en la línea de adjudicar una doble vía en los hechos registrados en los últimos meses.

A su vez defendió a la fuerza policial, cuestionada por los más diversos organismos nacionales e internacionales.  “Y reiteramos que nuestra Fuerza Pública está sujeta a los más altos estándares en derechos humanos. Por eso, la respaldamos, la fortalecemos y también le exigimos”, dijo el presidente.

Aprovechando ese evento, y tras el fracaso del diálogo con el Gobierno durante las protestas, el CNP presentó al Congreso un pliego de 10 proyectos de ley, respaldados por lo que llaman en Colombia “la bancada alternativa”, que reúne a  la oposición de izquierda y centroizquierda.

“El Comité Nacional de Paro manteniendo las banderas por la defensa de la vida, la democracia, la paz, los derechos y lucha contra el paquetazo neoliberal del gobierno de Iván Duque, vamos a insistir ante el Congreso de la República en esta última legislatura, presentando para su discusión y aprobación, proyectos de ley sobre 10 temas que buscan dar respuestas inmediatas a la gravísima crisis social que nos agobia”, señaló el CNP en un comunicado.

“Y lo hacemos porque el gobierno nacional no quiso discutir estas propuestas con el Comité Nacional de Paro al bloquear toda posibilidad de una negociación, al estigmatizar, al dar tratamiento de guerra a la protesta y al reaccionar con violencia contra las y los manifestantes”, agregó el colectivo.

Entre los reclamos presentados, figuran “una renta básica por 7 meses y para 10 millones de personas; la matrícula cero para universitarios; la defensa de la producción nacional agropecuaria, campesina y artesanal; el auxilio para las pymes; garantías contra la violencia de género y protección para los colectivos de diversidad sexual; la defensa del arte y la cultura; y las garantías para el ejercicio de la protesta, y la reforma a la policía”.