La canciller alemana, Angela Merkel, descartó  la posibilidad de alcanzar con Libia un acuerdo similar al firmado con Turquía para frenar la salida de refugiados y solicitantes de asilo. «Por supuesto queremos atajar la inmigración ilegal, también por el bien de los refugiados», aseguró Merkel en su habitual mensaje semanal, en el que recordó que el año pasado murieron en el Mediterráneo 4.000 refugiados, la mayoría en el trayecto entre Libia e Italia. 

Hay que cooperar con ese país norteafricano, prosigue la canciller, «aunque, por el momento, no se da una situación que permita un acuerdo similar al suscrito con Turquía», argumentó, en relación a la posibilidad de repatriar a Libia a esos inmigrantes. Sólo podrá contemplarse un acuerdo en ese sentido «si la situación en Libia mejora, si hay un gobierno de unidad que realmente sea de unidad y que controle todo el país, y si se pueden abordar la cuestión humanitaria bajo estándares parecidos», enumeró la canciller, citada por la agencia EFE. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Merkel insistió además en su reclamo a los socios europeos de tomar un mayor compromiso en la acogida de refugiados, pese a reconocer su escepticismo en lograr ese objetivo. El mensaje de la canciller se da luego del encuentro mantenido el viernes con el presidente francés, Francois Hollande, en el que ambos líderes destacaron los «grandes desafíos internos y externos» a los que se enfrenta la Unión Europea. La canciller y su socio francés expresaron así la unidad del eje franco-alemán, al tiempo que llamaron a la cohesión y unidad al resto de socios de la UE y a las instituciones comunitarias.