El siempre presente encanto de las crónicas policiales

Mauro Szeta y Paulo Kablan conforman una pareja de especialistas que ganó gran protagonismo en C5N. Ahora llegan al teatro de la mano de Digan la verdad… ¿quién fue?
(Foto: Mariano Espinosa)
12 de Agosto de 2018

Se conocen desde hace 25 años cuando ambos incursionaban en el periodismo gráfico. Luego el destino hizo que estrechasen más lazos cuando se convirtieron en las caras visibles que daban a conocer el día a día de los hechos policiales más resonantes en la pantalla de C5N. Juntos dieron y continúan dando a conocer a la opinión pública una multiplicidad de hechos delictivos que sacudieron a miles de televidentes, pero desde el año pasado esa cotidianeidad cambió notoriamente de escenario.

Desde diciembre del año pasado, la dupla de periodistas especializados formada por Mauro Szeta y Paulo Kablan se animó a subirse a un escenario con Digan la verdad… ¿quién fue?, una obra que cruza el mundo de los policiales con el del teatro, analizando hechos reales de nuestro pasado cercano en las figuras de Nora Dalmaso, Ángeles Rawson, Ricardo Barreda y María Marta García Belsunce. El recorrido de la propuesta arrancó primero en Buenos Aires con entradas agotadas y luego de la misma forma sucedió en el interior. En la última función de esta obra, el pasado 28 de julio, la dupla volvió a agotar entradas, lo que terminó por decantar en el agregado de dos nuevas funciones para el 18 y el 25 de agosto en el Paseo La Plaza. "Estamos haciendo algo que nos gusta y por eso estamos muy contentos. Nos divertimos porque el espectáculo tiene momentos en los que aprendemos a reírnos de nosotros mismos, así que como está tan de moda el carpetazo nos carpeateamos nosotros mismos", dice Szeta, mientras que a su lado, Kablan asiente sus dichos con una sonrisa.

Gran parte de ese pasarla bien tuvo sus inicios con la llegada de Daniel Dátola (director de la propuesta) cuando les propuso a ambos hacer esta obra. "Tanto a Mauro como a mí nos gusta el teatro pero para ir a verlo, así que nos pareció una broma de mal gusto el ofrecimiento. Ahí nos explicaron cuál era la idea, la verdad es que nos enganchamos para ver cómo era y casi de inmediato comenzamos a divertirnos. Así como jamás pensamos que  podíamos llegar a la TV, tampoco pensamos que nos íbamos a presentar en un teatro. Somos bichos de la prensa gráfica aunque ahora estamos acá", afirma Kablan.

¿Pero cómo es concretamente Digan la verdad… ¿quién fue?? Szeta, antes de develar los pormenores de la obra, sostiene que no se puede hablar en términos de actuación: "Somos dos periodistas, no actores sobre un escenario. Si tuviera que contar un poco de la obra, lo que diría es que lo nuestro es contar el lado B de ciertos casos policiales famosos. No lo hacemos como sucede en televisión porque el medio tiene otra dinámica, así que en el escenario mostramos las bambalinas de los casos. Es como cuando te encontrás en el asado con tus amigos, ellos te preguntan cosas y vos les contás lo más sabroso de la historia".

La obra en definitiva expone una observación diferente, mostrando la otra historia de una temática que es conocida por grandes sectores de la población pero que siempre tiene otro lado. "En muchos casos hay verdades relativas que quedaron instaladas, y en ese contexto hay muchas cosas ricas. Salimos de la noticia pero para tomarla desde otro lado, porque lo que tratamos es de derrumbar mitos y creencias varias sobre sucesos que conmovieron a todos", sostiene Kablan.

En ese contexto y en tren de seguir develando, más allá de los casos que fueron notorios, Szeta revela que la participación del público es más que activa. "Nosotros vamos tirando algunas pistas para que todos las descubran. Cuando eso pasa te vas dando cuenta de que la participación es muy notoria, la gente levanta la mano e interviene activamente. Es un juego de ida y vuelta en el que no siempre acierta el público. Algo que puede pasar por el tema de la participación es que alguien del público pregunte qué pasó con tal caso que no teníamos preparado, pero que cautivó a todos. Y ahí comienza otro juego dentro de la sala que siempre termina por sorprendernos. La historia de la criminalidad en la Argentina es muy rica en historias y esta propuesta da cuenta de todo eso", concluye.  «

La relación entre el crimen y los medios

Es sabido que existe un público seguidor de los sucesos policiales y que los medios desde siempre le abrieron sus puertas a la temática que agrupa a este tipo de conflictos. Para Mauro Szeta –algo que Kablan refrenda al instante– la demanda y persistencia de los temas que diariamente abordan tiene mucho que ver con el rol que cumplen los medios. “Hay en la población una fascinación por los malos, algo que los medios saben explotar, y en ese aspecto apuestan a amplificar esas noticias. Pero una cosa es informar y otra es espectacularizar una situación, nosotros apuntamos a ampliar la luz sobre los hechos y también a contar lo que suele esconder detrás de cada delito. Pero otra cosa que sucede es que este tipo de sucesos, con los medios supuestamente poniendo blanco sobre negro, revelan cómo somos en términos de sociedad. En definitiva, el periodismo de policiales es el menos amarillo de todos los géneros, fundamentalmente porque la política o el mundo de los chismes lo superan”, concluye Szeta.

Digan la verdad... ¿quién fue?

Con Paulo Kablan y Mauro Szeta. Funciones el 18 y 25 de agosto a las 21. Terraza Bar, Paseo La Plaza, Corrientes 1660.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS