Hebe resistió y evitó que la detuvieran

El juez Martínez de Giorgi firmó una orden de captura por "desacato" sobre Bonafini, ya que la Madre no se presentó a declarar (estaba citada a la mañana) en la causa de Sueños Compartidos. El magistrado ordenó que fuera personal femenino y que la trasladaran en ambulancia, pero Hebe a media tarde volvió a la casa de las Madres, y allí se quedó hasta la noche. Técnicamente, Hebe continúa declarada “en rebeldía”. El juez, además, le prohibió la salida del país.

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo no se presentó a declarar ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi, en el marco de la causa en la que la activista de Derechos Humanos está imputada por un presunto desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas sociales a través del programa Sueños Compartidos. Y por la tarde, después de que la policía intentó allanar la sede de las Madres, Hebe cumplió su propósito de ir hacia la Plaza  para realizar la habitual ronda de los jueves, tal como lo hace desde hace 39 años. Rodeada de militantes, dirigentes políticos y medios, Hebe bajó de la camioneta blanca junto con otras Madres y se dirigió en dirección de la Pirámide de Mayo.

Mientras se dirigía hacia allá, el juez Marcelo Martínez de Giorgi volvió a asegurar que Hebe estaba en rebeldía por negarse a ir a declarar en la causa “Sueños Compartidos” y pidió su detención. La titular de las Madres está acusada de haber recibido financiamiento del Ministerio de Trabajo entre 2008 y 2011, que no habría sido trasladada a los trabajadores, en el programa de construcción de viviendas Misión Sueños Compartidos. La plaza se llenó de seguidores de las Madres.

Hebe, que apenas bajó de la camioneta se comenzó a sentir mal y le subió la presión, luego aseguró, sonriente: "Tengo 12-8, estoy perfecta de la presión". Ella misma había dicho a la mañana que “esto que está pasando es como una burla. Y agregó: "Ya le dije todo a Martínez de Giorgi, sentada en su escritorio. Pasa que llaman a los más débiles", cuestionó Hebe, y luego preguntó: "¿Por qué no llaman a otros? Me tienen podrida." Luego, Hebe continuó: "¿Quién es Martínez de Giorgi? Es un pago de Clarín", protestó a la mañana Hebe, y agregó: "Me cansé de recorrer juzgados. Estamos embargadas. Las Madres somos todas pobres, no tenemos ni bicicletas. No tenemos pensión, ni jubilación, ni subsidio. Y tampoco lo queremos, porque no queremos cobrar por la vida de nuestros hijos".

Bonafini, en todo momento, estuvo rodeada de un gran número de militantes y de figuras políticas que le daban su apoyo. Por ejemplo, estaban el ex vicepresidente Amado Boudou,  los ex ministros Teresa Parodi, Oscar Parrilli y Axel Kicillof. Martín Sabbatella, ex titular del AFSCA permaneció cerca en todo momento. También se vio a Roberto Baradel, Hugo Yasky y Ariel Basteiro, Luis D'Elía, Nora Veiras, Juan Cabandié, Fernando Gómez, Mario Segovia, Tristán Bauer, Ricardo Forster, y Leandro Santorio, entre muchos otros.

Hebe no pudo caminar en torno a la Pirámide, como todos los jueves, pero sí lo hicieron varias de sus compañeros de lucha de tantos años. Al retirarse Hebe se fue rumbo a la sede de las Madres de Plaza de Mayo, donde la policía continuaba custodiando la zona. Al irse en la camioneta, los presentes escuchaban a los dos helicópteros de la policía que sobrevolaban la zona. “Con Hebe no se jode”, gritaban una y otra vez los militantes que esperaban en la sede de las Madres de Plaza de Mayo la presencia de Hebe de Bonafini y el resto de las Madres. A las 17:40, la dirigente bajó de la camioneta blanca bajo una lluvia de aplausos y comenzó a dirigirse en medio del cordón humano que armó la multitud que se acercó a demostrarle su apoyo.

Ya en la tradicional sede, custiodada por los propios militantes de la agrupación, Hebe escuchó varios discursos con parecidas muestras de apoyo. Y cuando le tocó el turno a ella misma, aseguró: "No les tenemos miedo, les agradezco a todos los que se acercaron. No estamos quietos. Las Madres somos felices de lo que hacemos, vamos a seguir en esta posición, no van a seguir avanzando más de lo que hicieron en estos siete meses. Así que Macri, pará la mao!

Técnicamente, Hebe de Bonafini continúa declarada “en rebeldía” –no sujeta a derecho- por el juez Martínez de Giorgi, mientras sigue pesando sobre su persona la orden detención y la prohibición para salir del país. En paralelo, una versión tribunalicia a la que accedió Tiempo sostiene que habría unestión informal para tomarle la declaración indagatoria en un lugar a determinar, posiblemente la sede de Madres, para evitar su detención y traslado a una dependencia judicial o policial. Según supo Tiempo, durante la noche se mantendrá una “vigilia” por Bonafini en la sede de Madres, en el barrio porteño de Congreso. Por lo pronto la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo ya anticipó que tiene la intención de viajar en pocas horas a Mar del Plata, para asistir a un congreso.

Charla con Víctor Hugo

Luego, Hebe se entregó a una amena charla con Víctor Hugo9 Morales que conducía su ciclo en C5N. La dirigente y el peridoistas dialogaron como viejos amigos que son, y Bonafini dejó nuevas y punzantes frases:

* "Nos allanaron dos veces la casa. Ni la Corte nos puede juzgar. Me cuido mucho. Las Madres nos podemos morir tranquilas después de ver a todos los pibes que estaban hoy en la Plaza, convencidos de la política, de lo que creemos".

* "Hoy se llenó la Plaza. Macri no puede hacer un baño ni en el baño".

* "Al Juez no le habrá gustado la nota que sacamos. No puedo respetar jueces manejados, este juez nació de un repollo. A las Madres no nos manda nadie. Le digo al Juez que mañana viajo a Mar del Plata, que tengo un congreso importante mañana".

* "Cada vez entra más gente a la sede. Me escapé porque nos pusieron un coche adelante y otro al costado, pero quedaba un costado a la derecha y nos fuimos por la vereda. Les hicimos una gambeta y nos fuimos. Gambeteamos y el pueblo hizo el gol".

* "Lo peor que le puede pasar a un ciudadano es someterse o callarse. Mucha gente tiene miedo, no hay que tener miedo. Son caballos, no saben lo que hacen. A Macri se le está yendo la mano, él es medio chirolita de Clarín".


Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS