La Plata: piden juzgar por otro homicidio a la patota de la PFA

La fiscalía pidió ampliar la acusación contra seis ex agentes por el homicidio de Libralato, cuyos restos fueron identificados por antropologos forenses.
3 de Noviembre de 2016

La fiscalía y una parte de la querella pidieron acusar también por el asesinato de un militante montonero a seis integrantes de la patota de la Policía Federal Argentina (PFA) que ya estaban siendo juzgados por delitos de lesa humanidad cometidos en La Plata durante la última dictadura cívico militar. El pedido de ampliar la acusación de secuestro y torturas a homicidio calificado fue luego de que se conociera en el juicio el procedimiento de identificación de los restos de Juan José Libralato, una de las seis víctimas por las que los ex agentes policiales están sentados en el banquillo de los acusados.

El pedido fue realizado por Juan Martín Nogueira, de la Unidad Fiscal con competencia en delitos de lesa humanidad, y el abogado Pedro Griffo, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. La ampliación se basó en dos elementos que se desconocían cuando la causa fue elevada a juicio: el hallazgo por parte del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) de los restos de la víctima en el cementerio de Berazategui y el expediente para su identificación que tramitó en capital federal.

“El caso es el de Juan José Libralato, quien con posterioridad al requerimiento de elevación a juicio se pudieron identificar sus restos que estaban sepultados como NN, en virtud de ese hecho novedoso consideramos que a la privación ilegal de la libertad, tormentos y lesiones debía ampliarse por el homicidio calificado por alevosía y por la intervención de dos o más personas”, detalló Nogueira a Tiempo.

Los ex policías son juzgados por el Tribunal Oral Federal N° 2 de La Plata, integrado por Jorge Michelli, Nelson Jarazo y Alejandro Esmoris, por homicidios, torturas, lesiones y robo, hechos que fueron cometidos en un operativo realizado en la madrugada del 11 de octubre de 1977. Los acusados son el ex comisario Martín Zuñiga (84), el inspector Roberto Arturo Gigli (69), el sargento Horacio Alfredo Ortiz (71), y los cabos Rafael Oscar Romero (66), José Carlos Sánchez (66) y Jorge Alberto Blanco (69).

En la audiencia realizada en los tribunales platenses, la fiscalía consideró que el pedido era procedente para evitar un nuevo proceso y por consiguiente una “re victimización” de los sobrevivientes. “Surgieron dos cosas: antes de que se inicie el debate la identificación de los restos de Libralato. Esto como constancia fehaciente que tiene la fiscalía después del requerimiento de elevación. Y en el debate los miembros del EAAF contaron las tareas que hicieron en el cementerio de Berazategui, que fue donde encontraron sus restos”, detalló Nogueira.

El relato del hallazgo de los restos y la identificación de Libralato fue realizado en la audiencia del 25 de octubre pasado por la perito del EAAF, Analía González Simoneto, quien detalló cómo fue su exhumación en el cementerio de Berazategui, donde fue encontrado sepultado junto a los restos de Walmir Oscar “Puño” Montoya, el papá de Ignacio Montoya Carlotto, el nieto restituido de Estela Carloto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

El juicio continuará el martes próximo y se espera que declaren testigos de los hechos. En el debate, los seis ex agentes de la Policía Federal Argentina (PFA) son juzgados por los asesinatos de tres personas y los secuestros de otros tres durante la dictadura cívico-militar. Son los primeros de esa fuerza en ser juzgados en la capital bonaerense y su situación judicial es un ejemplo de la importancia de la dirección de Derechos Humanos y el Grupo Especial de Relevamiento Documental (GERD) del Ministerio de Seguridad de la Nación que en mayo desarticuló Patricia Bullrich: fueron imputados luego de que en 2012 se encontrara un legajo en el que pedían ascenso por ese operativo.

Las víctimas eran militantes de la Columna Sur de Montoneros. Esa madrugada fueron detenidos y asesinados Adela Esther Fonrouge -embarazada de cuatro meses y por cuyo caso querellan las Abuelas-; Juan Oscar Cugura, otro hombre apodado "La Chancha", y Libralato, por quien pidieron la ampliación. También Mauricio Emeraldo Mansilla y a Irma Guzmán de Arteaga, los únicos sobrevivientes del raid de la patota.

También podés leer:

> "Este juicio demuestra el servicio de todas las fuerzas a la represión"

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS