Los juegos abren la frontera; por Natalia Florio

Columna de opinión.
27 de Enero de 2018

Un día antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno, Corea del Norte podría organizar un impresionante desfile militar. Sería una demostración de poder en la previa a las dos semanas durante las que no podrán hacer ninguna prueba nuclear o de misiles. Los de Pyeongchang fueron llamados también los Juegos de la Paz. Algo utópico pero que nace por la noticia de que Corea del Norte y Corea del Sur desfilarán juntas en la ceremonia de apertura bajo una misma bandera.

"Hoy es un gran momento para el movimiento olímpico porque el espíritu olímpico nos ha unido a todos. Los Juegos han abierto la puerta para un diálogo pacífico sobre la península coreana", afirmó el presidente del COI Thomas Bach. Uno de los símbolos más fuertes, además del desfile, será el de ver al equipo de hockey sobre hielo femenino integrado por jugadoras de las dos Coreas. Esta semana, de hecho, la noticia que trascendió fue que las jugadoras norcoreanas cruzaron la frontera y fueron recibidas en la ciudad de Jinchheon con ramos de flores por sus compañeras surcoreanas.

Será el primer equipo integrado por deportistas de ambas Coreas desde 1991, cuando jugadores de tenis de mesa de ambos países disputaron el Campeonato del Mundo en Japón y también cuando futbolistas participaron de la Copa del Mundo Sub 20 en Portugal. Y ellas se unirán a una delegación que contará con 22 deportistas de Corea del Norte en un hecho que quedará en la memoria del deporte olímpico.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS