Luego del artículo publicado por Tiempo el domingo pasado, que detallaba los objetos incorporados al Museo de la Casa Rosada, entre ellos efectos personales de distintos dictadores, el gobierno removió la fotografía en la que aparecían, sonrientes, Leopoldo Galtieri, Jorge Rafael Videla y Roberto Viola, en una parte de la muestra que también exhibe objetos que pertenecieron al general golpista Pedro Eugenio Aramburu. La foto de los tres expresidentes de la última dictadura cívico-militar, condenados por delitos de lesa humanidad, fue reemplazada por una imagen del cementerio de Darwin, en Malvinas.

Según voceros informales del Museo, la decisión de bajar la foto sólo pudo haber llegado de la Jefatura de Gabinete que comanda Marcos Peña, o bien de la Secretaría General de la Presidencia. La revelación de Tiempo coincidió con el insólito pedido de “reconciliación” propuesto por el titular del bloque de diputados de Cambiemos, Nicolás Massot. Ambos episodios pusieron en alerta a los organismos de Derechos Humanos, que advirtieron que el gobierno pretende reflotar la “teoría de los dos demonios” para promover lo que los exégetas de la dictadura llaman “memoria completa”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE