PAMI, geriátricos y coronavirus: qué medidas se están tomando

La titular del organismo, Luana Volnovich, dio a conocer un informe epidemiológico que da cuenta del trabajo que realizan y del programa Residencias cuidadas, especialmente diseñado para proteger a los 22 mil afiliados que poseen en residencias de larga estadía.

16 de mayo de 2020

Luana Volnovich se hizo cargo del PAMI en el momento más caliente para la población mayor, ya que la pandemia del Covid-19 los tiene como una de sus víctimas centrales. Junto a la plana mayor de la organización, presentaron el viernes un informe epidemiológico en el que detallan las acciones que el organismo está tomando para proteger a sus afiliados. Volnovich destacó que PAMI es la única obra social que tiene cobertura en los geriátricos, en los que residen 22 mil de sus afiliados, y que los protocolos “están dando buenos resultados”.

Los datos que aportaron para sostener su evaluación muestran que del total de esos afiliados, apenas reportaron 152 casos positivos de coronavirus y 33 fallecidos, “todos mayores de 80 años”. Esto no significa que no sepan, explicaron, que el pico de la pandemia aún no ha llegado ni que los geriátricos son uno de los lugares más vulnerables de todo el mundo. Volnovich cuenta que el 7 de marzo, dos semanas antes de que se declarara el aislamiento obligatorio, ya habían circulado el protocolo de acción en los 563 geriátricos privados que tienen conveniados y en los cinco propios, producto de la experiencia sufrida por España, por caso.

Los dueños o directores de las residencias firmaron “una declaración jurada” en la que se comprometieron a respetar el protocolo preventivo. Por ejemplo, incluía la restricción de visitas y se realizó un pago extraordinario de 84 millones de pesos a las residencias para que “compren los materiales de protección personal recomendados por Ministerio de Salud” y un incremento de 4% del arancel mensual que pagan por afiliado en las residencias de larga estadía (geriátricos). “El PAMI es el gran sostén financiero del universo de los geriátricos privado”, explicó Volnovich. Sin embargo, la institución no tiene autoridad regulatoria sobre los residencias para mayores, cada una reporta al municipio o provincia, dependiendo del marco jurídico al que están sujetos, es decir que son los que deben “auditar su correcto funcionamiento”.

Conscientes de que la medida restrictiva implica un alto grado de angustia y temores en las familias se armó un equipo de psicólogos, asistentes sociales y otros especialistas a cargo de Vicente de Gemis para intervenir en esos casos con un protocolo de buen trato. Es que los geriátricos son instituciones de puertas abiertas y la restricción no es parte de su funcionamiento habitual. El funcionario explicó que muchas veces la angustia toma la forma de la demanda de hisopados, por eso parte de su trabajo es explicar el funcionamiento de este método. Este programa es parte del Plan de residencias cuidadas, que implica un abordaje interdisciplinario de la pandemia.

La epidemióloga Yamila Miragalla, por su parte, explicó que no hay un problema de recursos en los hisopados, pero para que su resultado sea efectivo deben utilizarse de acuerdo a los protocolos, que investigan los contactos estrechos, el uso de los materiales de protección, etc. Si no se respetan los pasos, pueden llevar a una falsa tranquilidad y relajamiento de los cuidados.

De todas maneras, la intervención temprana en los geriátricos y el protocolo de acción (parte del Plan de residencias cuidadas) se puede ver en la distancia que va de los 563 casos sospechosos reportados a los 152 positivos. Es que el virus en las personas mayores se presenta con síntomas específicos, por ejemplo, no siempre levantan temperatura.

“Tenemos que llegar antes para evitar brotes. Apenas se reporta un caso sospechoso nos notifican, llaman a la jurisdicción y el paciente es trasladado al segundo nivel, que es la clínica o el hospital, donde se le hace el hisopado y espera el resultado”, explicó. Luego de a las 48 hs., de acuerdo a los criterios de alta de Nación, el paciente vuelve a la residencia y, mientras tanto, la institución permanece en alerta, cumpliendo las medidas preventivas. Si es positivo, el paciente permanece en el sistema de salud, “el equipo de epidemiológico de PAMI interviene, y el equipo de contención incluye a la familia en la intervención”, explicó la funcionaria.

De las 67 residencias que reportaron casos sospechosos, en 13 hubo casos positivos, según apuntaron principalmente son de residencias de Capital Federal (73), provincia de Buenos Aires (25), Córdoba (52) Mendoza y Chaco (con un caso cada una). Y de los 152 adultos mayores infectados, el 70% son mujeres y el 30% restante hombres.

Un subrayado de Volnovich fue el alto grado de articulación que tienen con municipios, provincia y los geriátricos. Sobre estos últimos refirió que los tienen divididos en tres categorías de acuerdo a su infraestructura, y que dependiendo de esa categorización toman diferentes previsiones. En ese sentido, explicó que la función de PAMI no es cerrar geriátricos; en un contexto en el que Nación y los diferentes distritos buscan ampliar la cantidad de camas, no es responsable simplemente cerrar ante algún problema “lavarse las manos”, sino buscar que se cumplan los requisitos y no sobrepoblar las plazas hospitalarias.  

Respecto de las deudas históricas que arrastra PAMI, Volnovich contó que están trabajando en una ley nacional de residencias, como parte de dejar una institución más fortalecida luego de la pandemia.

Un dato aparte fue el referido a las vacunas antigripales, que han tenido una demanda histórica como consecuencia asociada a la pandemia y que llevó al PAMI a realizar la campaña más grande de su historia. Al respecto Volnovich explicó que el pedido de vacunas es anual, por lo que las vacunas que llegaron al Ministerio de Salud fueron solicitadas por la gestión de Cambiemos, y fueron pocas más allá del coronavirus. Sin embargo, las partidas correspondientes a PAMI aún se están repartiendo según el plan previsto.   Un dato aparte fue el referido a las vacunas antigripales, que han tenido una demanda histórica como consecuencia asociada a la pandemia y que llevó al PAMI a realizar la campaña más grande de su historia. Al respecto Volnovich explicó que el pedido de vacunas es anual, por lo que las vacunas que llegaron al Ministerio de Salud fueron solicitadas por la gestión de Cambiemos, y fueron pocas más allá del coronavirus. Sin embargo, las partidas correspondientes a PAMI aún se están repartiendo según el plan previsto.  
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual