Prigioni: "Se me está agrandando la cabeza con todo lo nuevo y diferente que estoy viendo"

El cordobés se convirtió en el primer argentino en formar parte de un cuerpo técnico en la NBA, después de dirigir en España. Reconoce que esta etapa en Brooklyn Nets es de aprendizaje  y no cree que su desempeño le abra la puerta a otros, más allá de las virtudes que algunos entrenadores puedan tener.

(Foto: AFP)
3 de Diciembre de 2018

Hace diez años, cuando todavía no había pisado la NBA para el tramo final de su carrera, cada noche Pablo Prigioni recolectaba y sistematizaba anotaciones en un cuaderno. Eran situaciones del partido, jugadas, pensamientos y decisiones de los técnicos que lo dirigían. Era el comienzo de una nueva etapa. “Es como si las notas fueran mis principios como entrenador. Muchas veces voy a esas páginas y las leo de vuelta”, cuenta el riocuartense que este año se convirtió en el primer argentino en formar parte de un cuerpo técnico de la NBA. A los 41 años, atraviesa la primera temporada como asistente del entrenador Kenny Atkinson en Brooklyn Nets.

-¿Qué intención tenían esas notas?

-Tomaba apuntes de cosas que pensaba y veía del juego, que vivía ese día y que me iban dejando los entrenadores. Ojalá me sirva para ser un buen entrenador y para tener un poco de todos ellos. Todavía sigo tomando esas notas: de una jugada o una situación de cómo se resolvió algo. Abarca muchas cosas. Lo uso como un back up para que me refresca cosas. Pienso que me pueda ayudar ahora y también en el futuro. A veces si no registrás las experiencias se pierden, te las olvidás.

-¿Cómo fue la transición entre dirigir al Baskonia de España y la llegada a la NBA?

-La verdad que el año pasado antes de tomar la opción de Baskonia tenía opciones de venir acá, a la NBA. Me hacía ilusiones, pero Baskonia fue un lugar importante en mi vida. No dudo cuando tomó una decisión y salir pronto de Baskonia fue lo correcto para volver a empezar. Se dio esta oportunidad de ser asistente en Brooklyn y estoy muy agradecido. Es un aprendizaje y una forma de vivir otra experiencia. Como jugador uno piensa que ha vivido todo, pero no es así. Es como si estuviera haciendo un máster en ser entrenador. Cuando estás de este lado ves que hay mucho por pensar y controlar.

-Apenas renunciaste a Baskonia dijiste que querías ir a la NBA. ¿Por qué lo tenías tan claro?

-El estar dudando todo el tiempo genera stress y habla de que te cuesta tomar decisiones. Como jugador nunca me costó mucho, siempre fui muy decidido, incluso cuando tomé decisiones erróneas. He tenido claro hacia dónde ir. No suelo dudar mucho y agradezco tener las cosas claras para lanzarme de una porque es algo que me ayuda.

-¿Cuál es tu función como asistente?

-Tengo jugadores a cargo para ayudar y entrenar, y estar pendiente de su juego y su desarrollo. Además, participo en los entrenamientos. Lo que más me gusta es que el entrenador tiene una forma de llevar el staff que es buenísima: siempre quiere que demos la opinión de todo. Estoy muy cómodo, aprendiendo muchísimo, los staff son muy grandes y al haber tanta gente dentro del equipo se puede llegar muy profundo. Es como les digo a mis amigos: se me está agrandando la cabeza con todo lo nuevo y diferente que estoy viendo. Mi plan es aprender, desarrollarme y adquirir toda la experiencia que pueda para mezclarlo con mis ideas. Quizás algún día tengo la suerte de convertirme en un buen entrenador. Pero eso no incluye, tiempo plazos ni nada. Intento evolucionar y ser útil en el día a día.

-¿Qué pueden aportar los entrenadores o asistentes que no están formados en la NBA?

-En la diversidad de opiniones es cuando uno evoluciona. Hay muchos equipos que han visto o que le ha interesado tener gente de otro lado y otro básquet que quizás tienen otra visión de cómo se juega y se entrena. Incluir una visión distinta al equipo le da riqueza. Va por ahí y me parece acertado. Si todos piensan igual y nadie crea un debate no sé hasta qué punto mejorás.

-¿Qué puertas se pueden abrir para otras compatriotas en la NBA?

-No sé qué otras puertas se pueden abrir. No sé hasta qué lugar se les puede abrir. No porque no lo merezcan si no porque es difícil de controlar. Corro con la ventaja de que he jugado acá. Si Manu quisiera entrenar no tengo dudas de que tendría un lugar. Para todos los que jugaron sería más fácil entrar y desarrollarse. Injustamente para otros entrenadores argentinos que son mejores y tienen mucha experiencia, es más complicado por el idioma, porque no los conocen o por otros factores. Hay muchos mejores entrenadores que nosotros que podrían estar acá. A los que jugamos en la NBA se nos abre una chance, pero a las oportunidades hay que aprovecharlas y demostrar que sos capaz en el rol.

-¿Qué entrenador imaginás que vas a ser?

-Ahora mismo no sé qué clase de entrenador puedo llegar a ser el día de mañana. Trabajo con el staff, aprendo e intento tomarlo como una formación para adquirir conocimientos. Tengo mis ideas y cosas claras, pero también hay que tener la capacidad de hacer ajustes y poder modernizarse. El juego y los jugadores van cambiando constantemente. No sé que puedo hacer en diez años, sería hablar por hablar. En lugar de mirar lejos, prefiero centrarme en el día a día. Siempre tendrá mi carácter y convicciones pero se definirán cuando tenga la chance de liderar un equipo.

-¿Cómo viviste el retiro de Manu Ginóbili y qué impacto generó?

-En los últimos años ya nos íbamos preparando para que llegara el día. Era cuestión de tiempo y contra eso no se puede hacer nada. Dejar el balocesto como lo ha dejado él, con el nivel que mostró y con semejante legado, es un orgullo y una satisfacción como compañero y amigo. Intento no ponerme triste y pensar que lo ha disfrutado y nos ha hecho disfrutar a muchos. Espero que el postbásquet sea lo más placentero posible y que encuentre las cosas que le gustan. Ha dejado un respeto absoluto: las estrellas actuales y del pasado, los entrenadores, todos se rindieron ante su trayectoria. Espero el día del retiro de su camiseta para que pueda recibir todo el cariño de la gente que lo siguió todo este tiempo.

-Después de 16 temporadas no hay jugadores argentinos en la NBA ¿Falta mucho para que llegue el próximo?

-Me encantaría tener la respuesta. Hay buenos jugadores con chances. Pero honestamente no puedo estar seguro de que se sumen. Tenemos que pensar por qué no tenemos argentinos ahora.

-¿Qué idea tenés?

-No sé si tengo la respuesta o una visión clara. No sé si tengo algo que realmente aporte. Es para sentarse en una mesa con entrenadores de todas las categorías, incluir mucha gente como dirigentes y algunos periodistas para poder reflexionar. Quizás se llega a alguna conclusión que nos dé una respuesta. Yo no la tengo y estaría bueno lograrla para tener una hoja de ruta.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N