Suspenden la proyección de un documental pro genocida en la Feria del Libro

El film reivindica a la dictadura. La Feria comunicó la suspensión de la proyección de este jueves.
3 de mayo de 2018

En la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires se anunciaba para este jueves 3 de mayo a las 20.30, en la sala Jorge Luis Borges, la proyección del documental Será Venganza dirigido por Andrés Paternostro y producido por el Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta. El film reivindica el accionar de la dictadura. Su director declaró que su objetivo al realizar ese trabajo era “desmontar el relato” instalado por las organizaciones de Derechos Humanos. Para lograr su objetivo, reunió en el documental una serie de testimonios de personas cercanas por una razón u otra a las Fuerzas Armadas que esgrimen el argumento de que los Derechos Humanos son un gran negocio y de que no están en vigencia para los ancianos represores que, a edades avanzadas están en cárceles no diseñadas para atender los problemas de salud que suelen padecerse en ese momento de la vida.

La protesta de los organismos de Derechos Humanos y diversas instituciones hizo que la proyección fuera cancelada, determinación que las autoridades de la Feria tomaron ayer, pero que no corroboraron hasta hoy al mediodía con un comunicado oficial emitido por su oficina de prensa. La noticia, sin embargo, ya  se había hecho pública.

“El día miércoles 2 de mayo –dice el comunicado oficial- el Consejo de la Fundación el Libro, con representantes presentes de todas las instituciones que lo integran, resolvió por unanimidad cancelar la autorización a la realización del acto programado para el día de hoy en la Sala Borges, que consistía en la proyección del video Será venganza; además, comunicar la decisión a sus organizadores y devolver el dinero que por alquiler de la sala habían abonado. Todo ello en uso de su autoridad como organizador de la 44° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y en aplicación del artículo 5.3 del Reglamento de Solicitud de Inscripción de la Feria, que establece: “5.3. No se permitirán actos o actividades que puedan provocar riesgos, ofendan al público o vulneren la libertad de opinión y de expresión dentro de la muestra.” 

Y agrega: “Las comunicaciones elevadas a la institución por los organismos de Derechos Humanos, las manifestaciones de organizaciones políticas y sociales y de un conjunto de editores dan cuenta de un clima en relación al acto proyectado que habilita la cancelación de la autorización para el acto mencionado.” 

Según nos organizadores de la Feria, en la reunión mantenida para debatir la cancelación de la proyección no sólo se tomaron en cuentas las objeciones de los organismos de Derechos Humanos sino que, además, se proyectó el tráiler de la película en cuestión. De acuerdo a esta proyección “resulta evidente –dice el comunicado- que muchas de las afirmaciones contenidas están claramente fuera del acuerdo que la sociedad argentina refrendó dolorosamente en el Nunca más, informe final de la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (Conadep) prologado por Ernesto Sabato.” 

En el final del documento las autoridades aclaran: “La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, organizada por la Fundación El Libro, promueve la expresión plural de todos los actores de la vida argentina, sin censura alguna. Basta con leer la programación diaria para comprobarlo. Los únicos límites son los de la ley, los de los acuerdos a los que dolorosamente nuestra sociedad ha arribado y el riesgo en que puede colocarse al público asistente.” 

Según lo expresa el medio Cuarto. Salta a Diario, el Centro de Estudios que produjo el documental es el mismo que estuvo detrás en 2015 de la fallida presentación del libro Mentirás tus muertos  en la capital de esa provincia. “Esa noche, en el Hotel Presidente, dice el medio salteño, hubo incidentes entre organizaciones de derechos humanos y quienes apoyaban la teoría del autor y ex militar José D’Angelo, quien hablaba del ‘mito de los treinta mil desaparecidos´.”

Una vez más la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires es la caja de resonancia de los conflictos sociales, como ya quedó demostrado en la inauguración de esta 44° edición, con la irrupción de alumnos de profesorados que el gobierno pretende desmantelar que impidieron hablar a autoridades del Gobierno. Hechos similares ocurrieron en ediciones anteriores. Aún se recuerda el conflicto que desató, durante el gobierno anterior, la determinación de que Vargas Llosa fuera quien inaugurara la Feria, rol que es costumbre que cumpla siempre un escritor argentino.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual