Volkswagen lanza retiros voluntarios y se alista para "dos años de dolor y ajuste"

La noticia coincide con que esta semana se produjo la última unidad del modelo Suran. La empresa dijo que en 2019 se volverá a producir pero trabajadores y proveedores esperan largos meses de achiques. 

21 de Noviembre de 2018

Un día no tan lejano de 2006 Volkswagen Argentina lanzó la producción de su modelo Suran con un slogan que se ganó la ovación de las miles de personas que asistían al acto oficial en la planta que la empresa tiene en General Pacheco: “Suran, el auto del sur, el auto de la Argentina”.

Esta semana de noviembre de 2018 un grupo de operarios se retrató con la supuesta "última Suran", según el texto con el que acompañaron una imagen que puso en alerta a los que siguen de cerca la cada vez más complicada industria automotriz argentina. 

La empresa reconoció que el modelo “argentino” de la firma está oficialmente terminado pero dice es sólo por este año porque la Suran volvería a fabricarse en 2019. Voceros consultados por Tiempo explicaron que la pausa obedece a la necesidad de adaptar la fábrica para las producciones que vienen.  

No obstante, en los pasillos de Pacheco nadie le pone la firma a la continuidad y los autopartistas que trabajan en relación activa con la firma ya se preparan para lo que definen como “dos años de dolor” por 2019 y 2020.

Aunque la firma asegura que la suspensión de la Suran es solo momentánea, en forma simultanea lanzó un programa de retiros voluntarios con el que espera resolver sin conflicto una parte importante del recorte de personal que necesita para llegar a los números que ambiciona.

Según pudo averiguar Tiempo el programa de retiros está abierto al personal fuera de convenio pero también a los operarios del Sindicato de Mecánicos y Afines (SMATA), un modelo que ya se viene aplicando en Ford y en Fiat ante el “siga siga” de las autoridades nacionales y provinciales.

En los últimos meses el SMATA levantó el tono de sus declaraciones a la par de una destrucción del empleo y de una normalización de las suspensiones con recortes de haberes que alcanzaron niveles indisimulables.

La acción del gremio se limita sin embargo a “aconsejar a los trabajadores” sobre la conveniencia real de los retiros voluntarios, según dijo un importante dirigente consultado por este medio.

Autopartistas que abastecen a la multinacional se mostraron “muy preocupados” por la situación de la firma, que este año confirmó que negocia un plan conjunto con Ford, que podría terminar en un ajuste de tales dimensiones que permitan a las empresas concentrar ambas producciones en una sola planta.

Un empresario del sector contó que Volkswagen tiene planes de producción que empezarán a traccionar recién a partir de 2020: “Se vienen dos años de dolor hasta que llegue la Tarek”, una SUV que se presentó la semana pasada en el Salón del Automóvil de Guangzhou, China.

Mientras tanto “se van a quedar solamente con la Amarok y en el interín se van a concentrar en achicar el negocio”, agregó la fuente.

A principios de mes el actual presidente de Volkswagen, Hernán Vázquez, reconoció en una entrevista con Radio Continental su preocupación por que las ventas “están en su peor momento del año” al cabo de un año que empezó con expectativas de “éxito absoluto y récord histórico”.

“La situación de alarma en el sector es importante” reconoció el ejecutivo, que admitió además que la empresa negocia más suspensiones con el SMATA.  

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N