La diputada nacional María Eugenia Vidal criticó este lunes en Corrientes la actualidad económica, valoró el «esfuerzo» de la gestión provincial en la ejecución de obras y aseguró que «ningún dirigente de Juntos por el Cambio pidió el adelantamiento de las elecciones». La legisladora fue recibida por el gobernador radical Gustavo Valdés (ECO Vamos Corrientes-JxC), quien le dio la bienvenida en la Casa de Gobierno.

En conferencia de prensa conjunta, Vidal anunció que recorrerá la provincia para «conocer a los que producen y trabajan, ver ese esfuerzo correntino que está en el arroz, el té, la ganadería, la industria forestal y el turismo». «Es un honor recorrer Corrientes, escuchar a los correntinos y trabajar para llevar la voz de Corrientes al Congreso», manifestó la exgobernadora, al advertir que «no se puede representar lo que no se conoce y, si hablamos de federalismo, lo tenemos que practicar».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por otra parte, aseguró que «ningún dirigente de JxC ha pedido adelantamiento de elecciones, ni se ha pronunciado en ese sentido». «Las voces de alarma provinieron del oficialismo con declaraciones muy graves, como las declaraciones de Juan Grabois», dijo, y remarcó que «no es es JxC el que está desestabilizando a este Gobierno».

La exgobernadora bonaerense señaló que «el Gobierno tiene sus propios problemas y lo vemos todos los días, nuestro espacio ha sido una oposición responsable desde el primer día», al referirse al acompañamiento en tiempos de pandemia y la votación del acuerdo con el FMI. «Hemos sido responsables aun en esta crisis, eso no quiere decir que vamos a callar nuestras críticas, pero no hemos pedido adelantamiento de elecciones», dijo.

Consultada sobre el principal problema que atraviesa el país, consideró que «es la inflación», la cual, dijo, «no nos deja vivir». «Todos los días sentimos que tenemos menos plata en el bolsillo, nos alcanza menos», enfatizó. Y a esto agregó que «cuando hablamos de pobreza y la situación social, hoy la política más progresista en la Argentina es una política anti-inflacionaria». «Lamentablemente el Gobierno nacional no ha sabido en dos años y medio mostrar un plan económico serio, consistente y claro que nos permita saber cuál debe ser el camino para derrotar ese problema».