La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo pidió este viernes ante la Justicia que se incluyera en el programa de protección de testigos al nieto recuperado Francisco Madariaga ante la posibilidad de que su apropiador, Víctor Gallo, recupere la libertad. Y también solicitó que se le dé vista como querellante de todos los pedidos que lleguen por parte de represores para pedir la excarcelación. 

Madariaga, quien nació en un centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico militar, recibió varias amenazas por parte de Gallo, quien fue condenado a una pena única de 25 años prisión y cuya defensa pidió la excarcelación en base al fallo dictado este miércoles por la Corte Suprema de Justicia, que avaló la aplicación del beneficio del dos por uno para un genocida condenado por delitos de lesa humanidad. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Todavía no pude resolver mi nueva vida y mañana lo tengo libre”, sostuvo Madariaga, quien está seguro de que le concederán el beneficio a su apropiador. Según el relato del nieto recuperado, el represor Gallo varias veces “gatilló” en su cabeza. Además afirmó:”Me mandó a matar tres veces”. Siguiendo con su relato, Madariaga agregó: “La mayoría de los jueces están más a favor de ellos que de las víctimas”. Además, señaló que “pasaron siete años” desde la detención de su apropiador. 

En lo referido a planteos de excarcelación, los tribunales sólo tienen obligación de dar vista a la fiscalía de cada caso, por eso la asociación Abuelas de Plaza de Mayo pidió que como querellante también sean incluidos.