El juez federal Claudio Bonadio dispuso hoy la intervención por seis meses de la empresa «Los Sauces», de la familia Kirchner, como así también de la «Sucesión de Néstor Kirchner», en el marco de una causa en la que se investiga la presunta comisión de los delitos de cohecho y lavado de activos.

El dictamen del magistrado corresponde a la causa conocida como «Los Sauces», en la que se investiga los alquileres cobrados por esa sociedad a firmas de los empresarios Lázaro Báez y Cristobal López.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En su resolución de 45 páginas, sostuvo que ordenó la intervención tras haber detectado una serie de «irregularidades» en el funcionamiento de Los Sauces y de la sucesión del fallecido ex presidente Kirchner, que administraba hasta hoy su hijo Máximo, actual diputado nacional del Frente para la Victoria (FPV).

Las intervenciones de las dos sociedades fueron dispuestas por el plazo de seis meses y la elección del interventor administrador se hará por sorteo, en base a los que se encuentran disponibles en el sistema informático de la Corte Suprema.

El juez Bonadio también dispuso la designación de informantes en el “Grupo Indalo” e “Indalo Media”, en el “Grupo Báez”, en “Idea S.A.”, y en “Negocios Patagónicos SA”, para que den cuenta de las operaciones comerciales que realizan con Los Sauces y otras sociedades.

«Se encuentran bajo investigación diferentes operaciones comerciales -contratos de alquiler y compra-venta de bienes inmuebles- que Los Sauces S.A. celebró» con empresas de Lázaro Báez, Cristóbal López y de un viejo socio de los Kirchner, Osvaldo Sanfelice, sostuvo el juez.

Los interventores de «Los Sauces» y la «Suceción de Nestor Kirchner» deberán informar cualquier operación comercial que hagan con sus socios o con las firmas de los empresarios investigados e identificar cualquier documentación al respecto.

La resolución del juez: