El canciller Santiago Cafiero exhortó a profundizar la «unidad en la diversidad» entre los países de América Latina y el Caribe ante los desafíos que impone la compleja realidad global y a atender el «imperativo ético» de construir una región que tenga la posibilidad de «crecer con más igualdad y justicia».

El jefe del Palacio San Martín inauguró en el Centro Cultural Kirchner (CCK) el Seminario Internacional «América Latina y el Caribe, el futuro de la integración: Unidad en la Diversidad», que tendrá en su cierre la exposición del presidente Alberto Fernández y contará con la participación de líderes regionales.

«Esta es una gran oportunidad para poder escuchar y recoger elementos para una región cada vez más unida. Constituye un espacio de reflexión e intercambio sobre en qué punto nos encuentra la integración y sobre los desafíos que tenemos por delante», sostuvo el canciller argentino acerca del evento organizado por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El encuentro, presencial y virtual, contó con la presencia de líderes regionales, entre otros Andrés López Obrador (México), José «Pepe» Mujica (Uruguay) y Ernesto Samper (Colombia), además del exmandatario español José Luis Rodríguez Zapatero.

Al abrir el seminario junto al presidente ejecutivo la CAF, Sergio Díaz Granados, el canciller convocó a profundizar la «unidad en la diversidad» entre los países de América Latina y el Caribe, ante los desafíos que impone la compleja realidad global y poder atender el «imperativo ético» de construir una región que tenga la posibilidad de «crecer con más igualdad y justicia».

En ese sentido evaluó que «juntos en la diversidad podremos generar trabajo local y productos cada vez más diversificados», al tiempo que exhortó a trabajar en favor de la equidad social y la igualdad de oportunidades en el «continente más desigual del mundo».

«La desigualdad no debe ser una condena. No nos resignemos a ser el continente más desigual del mundo», enfatizó Cafiero. Y llamó a los gobiernos de la región a cumplir con el «imperativo ético» que significa la «posibilidad de crecer con más igualdad y justicia».

En otro tramo de su discurso, Cafiero ponderó a la región como «zona de paz» en un mundo convulsionado por la guerra en Ucrania y las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China.

«Desde hace décadas resolvemos nuestros escasos conflictos limítrofes a través de la paz y la negociación», subrayó el titular del Palacio San Martín.

Sobre el final de su intervención, el canciller argentino remarcó que «fortalecer la Celac es edificar más y más integración y confianza entre sus estados parte». E invitó a afianzar los «consensos» para traducirlos en guía del trabajo conjunto.