La agenda del Frente de Todos en el Senado volvió a quebrar el clima de paz social que el gobierno proponía alcanzar con la oposición. Este jueves, la Cámara que preside Cristina Fernández tratará en el recinto el proyecto que propone establecer por ley la ampliación de los números de integrantes de la Corte Suprema de la Nación

El proyecto tuvo dictamen de comisión en el mes de julio, tras una audiencia de la que participaron siete gobernadores del oficialismo que fueron al parlamento a dar su respaldo a una iniciativa que redactaron los senadores oficialistas, José Mayans y Anabel Fernández Sagasti. El despacho de mayoría establecía 25 miembros, pero el FdT cambiará la redacción y serán 15 los integrantes, de modo de obtener votos clave.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La sesión especial fue convocada para las 14. Y si bien desde el bloque frentetodista dicen alcanzar el número para obtener la mayoría absoluta que la iniciativa requiere para su aprobación, sigue en duda la postura del puntano Adolfo Rodríguez Saá y la del aliado Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro. Ambos presentaron sus propios proyectos y por ahora lo único que se sabe con certeza es que darán quórum. 

Asimismo, se contemplará en el Máximo Tribunal una composición federal y que respete la paridad de género. Por estas razones, se da por descontado que el bloque oficialista contará con el acompañamiento de la misionera Magdalena Solari Quintana y de la riojana Clara Vega. 

No será el caso de los referentes del interbloque Juntos por el Cambio que definieron no dar número para habilitar la sesión. Tampoco está de acuerdo la cordobesa Alejandra Vigo. “Lo único que se dedica el Frente de Todos es a buscar su impunidad”, dispararon los cambiemistas en un comunicado. 

“Ante la convocatoria intempestiva efectuada por la presidenta provisional del Senado para que mañana se trate la designación de jueces afines y la ampliación de la Corte Suprema de la Nación, Juntos por el Cambio rechaza una vez más los intentos de ataques a la Justicia, que generan un distanciamiento de las instituciones de los verdaderos problemas que padecemos los argentinos”, expresaron en la misiva. 

Además, consideraron que “no hay manera de construir consensos en la dirigencia política que hoy reclama y exige la sociedad si desde el propio gobierno se alienta una agenda que nada tiene que ver con resolver la inflación, disminuir la pobreza, terminar con la inseguridad, incorporar a vastos sectores de nuestra sociedad al mundo del trabajo, generar los acuerdos para aumentar las inversiones en los sectores estratégicos de nuestra economía estableciendo reglas claras y permanentes”. 

La propuesta original consistía en ampliar a 25 los miembros del Máximo Tribunal (uno por cada una de las 23 provincias, uno por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y uno por la Nación), respetando la paridad de género. A la vez se respetará el precepto constitucional que faculta al Presidente de la Nación a designar a los integrantes del Máximo Tribunal. Para ello, los gobernadores podrán elevar una cuaterna de candidatos (dos hombres y dos mujeres) para que defina el Primer Mandatario.