Los abogados que representan a Carola Labrador, la madre de Candela, pidieron la absolución para uno de los tres imputados: Fabián Gómez. Para Leonardo Jara y Hugo Bermúdez, en cambio, solicitaron las penas máximas por considerar que estuvieron involucrados en el secuestro y crimen de la nena de 11 años en Hurlingham de 2011.

La audiencia se demoró unas horas en empezar porque Gómez, el único de los imputados que mantiene su libertad, tardó en llegar a los Tribunales de Morón. Luego, las defensas de los acusados plantearon ante los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 diferentes recursos porque los fiscales Pablo Galarza, Mario Ferrario y Antonio Ferreras, hablaron de un secuestro extorsivo durante sus alegatos de la semana pasada y sin embargo caratularon la causa como “privación ilegal de la libertad coactiva seguida de muerte”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Luego de un breve cuarto intermedio, los jueces Raquel Lafourcade, Mariela Moralejo Rivera y Diego Bonanno rechazaron los planteos de los abogados de los acusados. Superado este episodio, Román Makinistián, del estudio de Fernando Burlando, avanzó con sus alegatos.

Makinistián, que estaba acompañado de Labrador, acusó a Bermúdez y Jara de haber sido el autor y coautor, respectivamente, de los delitos de «privación ilegal de la libertad coactiva seguida de muerte». A diferencia de la fiscalía, al primero le imputó también la figura de «abuso sexual doblemente ultrajante».

El abogado negó de manera tajante que la familia haya «ocultado pruebas» como lo sostuvo la fiscalía respecto a las supuestas «tratativas clandestinas» para liberar a la víctima. Makinistián además se focalizó en el argumento esgrimido por el Ministerio Público Fiscal de que al principio de la investigación se había ocultado que Alfredo Rodríguez, el padre de la víctima, estaba detenido. Para el fiscal Galarza ese dato era clave al considerarlo “causa y origen del hecho”.

«Nancy Labrador hubiera sido la primera en denunciar si eso tenía vinculación con el secuestro pero en realidad no tenía nada que ver. Estuvo siete días con vida, por lo que no puede ser una circunstancia atribuible a la mamá», indicó Makinistián, quien aseguró que el padre de la niña «fue el primero en dar datos sobre Héctor ‘Topo’ Moreyra, conocido informante de la Policía».

Para la querella «han fallado todos los estamentos del Estado» durante la investigación. No es un dato menor que la madre de Candela desconfíe de que su hija haya estado cautiva en la “casa rosa” de Kiernan 992, en Hurlingham, donde la fiscalía sostiene que se encontró ADN de ella y que Gómez participó de la logística para trasladarla hasta allí.

De todas maneras, Makinistián coincidió con los fiscales en que Jara realizó un llamado extorsivo a la familia de la víctima y que Bermudez abusó sexualmente de la niña. Cuando Gómez abandonaba los Tribunales le dijo a Labrador: «Muchas gracias, señora», a lo que la mujer le respondió con una sonrisa: «No, por favor».

El viernes pasado los fiscales pidieron condenas para los tres imputados. Al mismo tiempo que se desligaron de los vaivenes de la causa instruida por el fiscal Marcelo Tavolaro y el juez Alfredo Meade, quienes fueron separados del caso, solicitaron prisión perpetua para Jara y Bermúdez y ocho años de prisión para Gómez por su presunta participación secundaria en el hecho. El próximo miércoles, en tanto, será el turno de los abogados defensores. Unos días después, los jueces del TOC 3 darán su veredicto.