Tras una larga sesión “mixta” de la Cámara de Diputados, cerca de las 22 de este miércoles comenzó el debate sobre el proyecto de ley presentado por el Ejecutivo nacional que plantea capitales alternas para desarrollar el programa del gabinete federal.  A la medianoche, una de las promesas en campaña del presidente Alberto Fernández se convirtió en ley con 178 votos afirmativos, 11 negativos y 36 abstenciones.

La sanción fue celebrada por el presidente, quien destacó como «un paso más, y muy importante, en favor de la construcción de una Argentina más federal”. “Argentina debe comenzar a funcionar como un país federal y descentralizarse para que el poder esté también en el interior”, sostuvo. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El interbloque opositor Juntos por el Cambio volvió a votar dividido: los votos negativos fueron de diputados de la Coalición Cívica, mientras que las abstenciones fueron del Pro y la UCR, y el resto de los representantes del espacio se inclinaron a favor del proyecto.

Como miembro informante del oficialismo, el santacruceño Pablo González, recordó que “en 1986, con el Plan Patagonia, el presidente Raúl Alfonsín decía que uno de los objetivos de trasladar la capital a Viedma era descentralizar y desburocratizar el poder económico, financiero y político que residía centralmente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales agregó que esa intención “no llegó a convertirse en realidad y después de eso hubo otros antecedentes, como cuando en 1999 el gobernador (José Manuel) De la Sota declaró capital alterna a la ciudad de Río Cuarto, o cuando en 2014 Cristina Kirchner dijo que la capital se podía trasladar a Santiago del Estero”. 

Asimismo, destacó el artículo 6 del proyecto que establece que algunas dependencias gubernamentales podrán ser relocalizadas. Al respecto, ejemplificó: “La Secretaría de Minería o la de Energía no deberían estar en la CABA ya que si estuvieran ubicadas en provincias dedicadas a esas actividades sería mucho más fácil que el funcionario interactúe con el sector privado en el territorio”.

Desde JXC presentaron un dictamen en minoría en el que celebraron las intenciones de federalización pero señalaron que no se resuelve haciendo turismo ministerial.  En este punto, el radical Gustavo Menna consideró que el proyecto “tiene un carácter testimonial, simbólico, porque nominando a 24 ciudades con el calificativo de capitales alternas no vamos a resolver el desequilibrio federal que hoy tenemos en nuestro país”. “Nuestro federalismo está herido, afectado de centralismo y discrecionalidad, sobre todo en el capítulo fiscal”, añadió el chubutense. 

El proyecto establece la creación del programa «Gabinete Federal”, destinado a realizar reuniones de trabajo en las provincias entre los ministros, ministras, secretarios, secretarias, funcionarios y funcionarias del poder ejecutivo nacional, autoridades locales y representantes de las organizaciones de la sociedad civil, con el fin de identificar las demandas de la comunidad y coordinar la implementación de políticas públicas necesarias. Asimismo, indica que será el Jefe de Gabinete quien convoque a las reuniones de trabajo con una periodicidad no mayor a los 30 días.

Previo a la sesión especial convocada por el oficialismo, el presidente de la Cámara Sergio Massa, mantuvo un encuentro con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac en el Salón de Honor.  Allí, el mandatario provincial afirmó que “para el Interior es muy importante la aprobación de las capitales alternativas porque es designar una capital del interior en el Interior, lo cual es sumamente relevante”.

 Por propuesta de los gobernadores las Capitales que oficiarán de sede para los encuentros que se realizarán en todo el país son: La Matanza y General Pueyrredón (Buenos Aires);  Tinogasta (Catamarca); Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco); Comodoro Rivadavia (Chubut); Río Cuarto (Córdoba); Goya (Corrientes);  Concordia (Entre Ríos); Formosa (Formosa); San Pedro de Jujuy (Jujuy); General Pico (La Pampa); Chilecito (La Rioja); Guaymallén (Mendoza); Oberá (Misiones); Cutral Có (Neuquén); San Carlos de Bariloche (Río Negro); San Ramón de la Nueva Orán (Salta); Caucete (San Juan); San Luís (San Luís); Caleta Olivia (Santa Cruz);  Rosario (Santa Fe);  La Banda (Santiago del Estero); Río Grande (Tierra del Fuego AIAS) Y Monteros (Tucumán).

Promesa de campaña y recorrido legislativo del proyecto

La iniciativa ingresó en el Senado en el mes de febrero y había sido incluido por el presidente Alberto Fernández en el temario de sesiones extraordinarias. Fernández había anunciado la propuesta en septiembre del año pasado en un acto con gobernadores que realizó en campaña en la provincia de Mendoza. En ese momento, contó que el gobierno itinerante fue una idea del exgobernador cordobés José Manuel De la Sota, uno de los impulsores del Frente Todos, fallecido en 2018. En la Cámara Alta la iniciativa se trató en septiembre y fue aprobada por la unanimidad del cuerpo legislativo con 69 votos.