Al cumplirse 15 años de la crisis de 2001, quien fuera el último ministro de Economía del gobierno de la Alianza, Domingo Cavallo, reiteró este martes que la «crisis financiera» se produjo por una combinación de sucesos económicos en los que «no tuvo responsabilidad» alguna y, por el contrario, sostuvo que le tendrían que «hacer un monumento por haberse jugado su «prestigio para que el presidente Fernando de la Rúa pudiera continuar».

Contó que en ese año se produjo un «golpe institucional» en el que se perpetró «el mayor robo del siglo al quitarle el 75 por ciento de los ahorros para regalárselos a los deudores en dólares» a quienes los tenían en el sistema financiero.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Yo luché para que De la Rúa pudiera continuar. Lamentablemente tuvimos este traspié con el Fondo Monetario Internacional que, en el momento crítico, nos quitó el apoyo, ya que si hubiera desembolsado los fondos comprometidos, se hubiera evitado la corrida bancaria de noviembre», explicó Cavallo en una entrevista con Radio Nacional.

Por último, con respecto a las responsabilidades políticas en relación a la crisis que derivó en la caída del gobierno de la Alianza UCR-Frepaso, Cavallo dijo que el ex presidente Raúl Alfonsín se equivocó al quitarle el apoyo al gobierno de su partido, cometiendo el «gravísimo error» de poner a como presidente a Eduardo Duhalde, a quién calificó como un «idiota útil» que «no tenía capacidad para razonar todo eso que estaba haciendo».