Debido a la escalada de precios, el gobierno bonaerense convocó a los gremios docentes y estatales para evaluar el impacto de la inflación en el bolsillo de los trabajadores y definir luego si se revisa el incremento de entre 40 y 42% que firmó con ambos sectores entre febrero y marzo de este año.

La administración de Axel Kicillof llamó a los gremios ATE, UPCN y FEGEPPBA, que representan a los estatales de la ley 10.430, para el 3 de mayo a las 11 horas, y también citó a los sindicatos FEB, SUTEBA, UDOCBA, SADOP, AMET y UDA para ese mismo día a las 14.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fuentes de la cartera laboral aclararon a Tiempo que se realizará una «mesa de monitoreo» de la inflación que evaluará cómo quedaron los salarios de los trabajadores bonaerenses en el marco de la escalada inflacionaria del primer trimestre. Esta mesa será el paso previo a definir si se revisa o no la pauta salarial acordada para 2022.

Tras la publicación de la inflación récord de marzo, que cerró en 6,7%, tanto los estatales como los maestros habían reclamado en los últimos días al ministerio de Trabajo y a la Dirección General de Cultura y Educación ser llamados a revisar el acuerdo salarial que habían cerrado por los primeros nueve meses del año.

En el caso de los docentes, la pauta salarial se consensuó el 25 de febrero por un 41,8% de incremento a pagar en tres cuotas: 17% en marzo, 11% en julio y 13,8% en septiembre. Los estatales, por su parte, firmaron el acuerdo con el Ejecutivo el 11 de marzo una suba del 40%, a pagar en tres cuotas: 16% desde marzo, 10% en julio y 14% a partir de septiembre.

El arreglo incluyó también una cláusula de seguimiento del acuerdo para evitar que los sueldos queden por debajo de la inflación y otra de reapertura luego del tercer aumento, es decir, en septiembre. Por eso, tras conocerse la inflación acumulada en el trimestre, los sindicatos reclamaron volver a negociar en lo inmediato.

«Desde el Frente de Unidad Docente consideramos que están dadas las condiciones para la revisión y monitoreo en conjunto, tal como fue pactado en el acuerdo paritario, debido a la acelerada evolución de dicho indicador y, en especial y de manera más marcada, en la canasta de alimentos, hecho que impacta de manera excluyente en los salarios de los y las docentes”, indicaron los cinco gremios en un comunicado.

El titular del SUTEBA, Roberto Baradel, pidió «readecuar» el acuerdo firmado en febrero y aclaró: «Hasta ahora estamos 2 ó 3 puntos por arriba de la inflación pero si los valores se mantienen altos vamos a quedar por abajo».

El dirigente también pidió que se evalúe la posibilidad de generar una cláusula gatillo que actualice los montos de acuerdo a los datos del Indec porque, remarcó, el objetivo de los gremios es «ganarle a la inflación».

Los gremios estatales, por su parte, también solicitaron reabrir la paritaria y fueron más allá: le pidieron al gobierno que adelante el pago de la segunda cuota del aumento, pautada para el mes de julio.