Este martes se reunió la Comisión de planeamiento urbano en la Legislatura porteña con el objetivo de firmar dictamen sobre una modificación de la ley de catastro que introducía figuras polémicas como «conjuntos inmobiliarios» y «propiedad horizontal especial», con el foco puesto en Costa Salguero. Tiempo publicó en su edición del domingo 13 de junio, la idea de Larreta de avanzar con la creación de barrios cerrados en la Ciudad. La noticia logró instalarse en la agenda y tomó conocimiento público: el pasado 2 de junio el oficialismo porteño introdujo el expediente 13381750-2021, que realiza una fuerte modificación de la normativa que regula el catastro porteño. El combo urbano para este caso, incluye parques empresariales, countries, barrios con torres, clubes náuticos con viviendas, espacios de la Ciudad de Buenos Aires con calles, veredas, plazas y parques, con acceso restringido a las y los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires.

En concreto: con esta modificación el gobierno porteño avanza hacia la creación de barrios de lujo a orillas del río, como el de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, un barrio cerrado en una isla frente al barrio Rodrigo Bueno, ubicado en la Costanera Sur. Haciendo un recorrido en este nuevo avance, la gestión de Larreta, profundiza el trabajo que históricamente el PRO viene realizando en la Ciudad de Buenos Aires. En 14 años de gestión en la Ciudad hubo avances en estas obras que se extienden desde La Boca abarcando Puerto Madero, pasando por el barrio de Retiro, Costa Salguero y el predio del Tiro Federal. Esto deja a la Costanera a espaldas de la Ciudad, privatizando todos esos terrenos y restringiendo el acceso a las y los vecinos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hoy el Frente de Todos logró introducir algunas modificaciones pero la intención del oficialismo porteño es seguir avanzando en la creación de los barrios cerrados. “Luego de la difusión que tuvo el tema y del rechazo de gran parte de la Ciudad, el oficialismo sacó por pedido nuestro varias cuestiones del proyecto original como ‘conjuntos habitacionales’ quitaron también el tema de los ‘barrios náuticos’, la mayoría de los planteos que cuestionábamos los sacaron”, señala en diálogo con Tiempo, el legislador porteño del Frente de Todos Matías Barroetaveña. Cabe destacar que el Código Urbanístico prohíbe la creación de esos barrios pero no lo define. Lo que hizo el oficialismo para poder llevar el documento a sesión y ser debatido sobre tablas, es quitar los términos más cuestionados por la oposición, pero al sacarlos no significa que no los puedan llevar adelante ya que están en la Ley Nacional. “Nosotros le pedimos que explícitamente esté escrito en el proyecto que no se podían construir estos barrios cerrados, y eso no lo aceptaron”, agrega Barroetaveña.

“En los casos de proyectos o emprendimientos urbanísticos que conlleven aperturas de vías públicas solo se dan de alta aquellas parcelas surgentes que tenga salida a una vía pública ejecutada, las restantes pueden darse de alta a solicitud del titular una vez acreditada la ejecución de las vías”, expresa el último documento que presentó el oficialismo porteño en la Legislatura para actualizar los lineamientos de la Ley de Catastro, establece en su  artículo 37° sobre los casos de aperturas de Vías Públicas. “En este punto nosotros nos preguntamos cuáles son las calles restantes, qué quiere decir esto, ¿hay calles que no son públicas?”, termina Barroetaveña.

Si bien desde la oposición y el conjunto de vecinas y vecinos que llevaron adelante varias manifestaciones y jornadas de lucha para intentar frenar el avance de la creación de los barrios privados, ven a estas modificaciones como un logro, conseguido en base a la difusión de estos hechos y a la resistencia de gran parte de la Ciudad, el oficialismo deja la puerta abierta para seguir avanzando con la creación de los barrios cerrados. “Ellos dicen que está prohibido en el código urbanístico la creación los barrios pero nunca definieron los barrios cerrados, entonces al no estar definidos qué es lo que están prohibiendo”, razona, en diálogo con Tiempo, el diputado porteño Javier Andrade. ”Vos en un código siempre que prohibís algo antes lo definís y ellos no lo hicieron, entonces consideramos que es una trampa, porque si bien dejaron por fuera la denominación de ‘conjuntos inmobiliarios’ y ‘propiedad horizontal’ en el articulado propiamente hay indicios de avanzar con esa situación porque no aceptan plantear en el proyecto expresamente prohibir los conjuntos inmobiliarios”, agrega Andrade.

El avance del macrismo para crear barrios cerrados

Durante la presidencia de Mauricio Macri se firmaron convenios entre Nación y Ciudad, que hoy se encuentran judicializados, donde el Estado Nacional le cedió a Ciudad más de 177 hectáreas de tierra pública para que se privaticen. Rápidamente, se presentaron modificaciones a la normativa porteña, bajo el título de “convenios urbanísticos” que habilitaron el aumento de la capacidad constructiva en altura. Esto permitió aumentar el valor del metro cuadrado de todos los terrenos, luego de ser subastados por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y ya estaban en manos privadas.

En 2020, en medio de la pandemia, Larreta envió varias iniciativas que acompañan los intereses de los grandes desarrolladores inmobiliarios, entre los que se encuentran la privatización de Costa Salguero, y permite la construcción de un barrio náutico con torres de diez pisos, de hasta 30 metros de altura, en el 30% del predio, en la Costanera Norte. A estas iniciativa se le suman también los  “convenios urbanísticos” para la construcción de grandes torres en predios ubicados en los barrios de Palermo y Villa Crespo, para beneficio del sector privado. En el caso de Puerto Madero, el pedido fue habilitar la construcción hasta 140 metros de altura, cuando solo están permitidos treinta.