A pesar de la cuarentena que sacude a todos los países del mundo, los partidos que integran el Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad celebran el día internacional de lucha de los trabajadores con un evento en formato virtual mediante el cual esperan “reunir” más de 20 mil personas en todo el país.

La actividad comenzará a partir de las 16 horas cuando acerquen su saludo dirigentes obreros y de partidos de izquierda de Chile, Brasil, México, Costa Rica, Francia, Perú y Bolivia así como de dirigentes sindicales de la Argentina.

Sobre las 17 comenzará el acto cuya apertura está reservada a la diputada nacional del Partido Obrero Romina del Plá. El cierre quedará reservado para su compañero del PTS Nicolás Del Caño. En medio hablarán los referentes de las otras dos fuerzas que integran la coalición: Juan Carlos Giordano (IS) y Celeste Fierro (MST).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al evento se podrá acceder a través de las páginas web de las organizaciones como Prensa Obrera o La Izquierda Diario.

En una declaración conjunta las organizaciones señalan que este 1° de mayo “encuentra al mundo inmerso en una crisis de magnitudes históricas”. La pandemia, continúan, “ha puesto de manifiesto la incompatibilidad del sistema capitalista y sus intereses en base al lucro y a la ganancia privada con la preservación de la salud de los pueblos de todo el mundo”.

Es que, aseguran, “la política de vaciamiento de los sistemas sanitarios públicos llevada a cabo por todos los gobiernos ha sido una constante, no solo en los países semicoloniales sino también en las mecas del capitalismo mundial”.

Para el FIT-U “en un mundo atravesado por “guerras” comerciales y monetarias, el desembarco de la pandemia redundó en un salto cualitativo y en una aceleración de la crisis capitalista mundial, crisis que ya se venía gestando desde tiempo atrás”.

El texto destaca que “en Estados Unidos y en Europa los despidos de trabajadores se cuentan de a millones. Y el mismo fenómeno de destrucción de empleo masivo se extiende por todo el mundo, incluido nuestro país” donde “las patronales presionan por un levantamiento total de la cuarentena en busca de una reactivación de la actividad económica para preservar sus beneficios, lo que objetivamente atenta contra la salud del pueblo trabajador”.

Además, señalan que “los capitalistas descargan su crisis sobre las espaldas de los trabajadores, con decenas de miles de despidos y suspensiones y violentas reducciones salariales”, mientras “las burocracias sindicales, lejos de defender las conquistas de los trabajadores, se anotan como voceros y representantes de sus respectivas patronales, rubricando los ataques de las patronales contra los derechos laborales”.

La declaración concluye señalando que “la pandemia ha puesto en evidencia el carácter criminal de la política capitalista de los distintos gobiernos del mundo” aunque, destacan, “del otro lado, los explotados empezamos a hacer oír nuestra voz”.

Antes del final, donde puntualizan un programa de reivindicaciones y consignas políticas, destacan su rechazo a “la tesis de distintos sectores progresistas que plantea que el problema no es el capitalismo sino tan solo el neoliberalismo, dando la idea que podría haber un ‘capitalismo más humano’”. Por eso, exigen “que la crisis la paguen los capitalistas, los bancos, multinacionales y grandes empresarios y no el pueblo trabajador”.

La propia Romina del Plá señaló que “será un 1° de mayo original pero cuya vigencia política es absoluta, en medio de la enorme tensión que en todo el mundo enfrenta al capital y los Estados y los trabajadores”. Es que, para la dirigente del PO, “los costos de la crisis económica, que era previa a la pandemia del Coronavirus, pero con ella se profundizó de forma acelerada, la están cobrando a los trabajadores con despidos, suspensiones y recortes salariales” que, denunció, fueron “pactados por las cámaras empresariales y la burocracia sindical con el Gobierno”.

Para Del Plá “el Gobierno busca el modo de garantizar el pago de una deuda usuraria y fraudulenta a costa de los recursos nacionales. Esa orientación política nos llevará al hundimiento de los trabajadores en la miseria y a la quiebra del país. Son necesarias la centralización del sistema sanitario, la organización de la industria para atender la pandemia y la nacionalización de los recursos estratégicos y la banca y el cese del pago de la deuda externa.”

Finalmente, concluyó, “la lucha por una transformación social de fondo y un régimen obrero y socialista se muestra como una necesidad en nombre de la vida y del futuro de la humanidad”.