El juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, rechazó “in límine” la recusación planteada por el expresidente Mauricio Macri, con la asistencia letrada del Dr. Pablo Lanusse, en la causa en la que se investiga al exmandatario por supuesto espionaje a familiares de la tripulación del submarino ARA San Juan. Por otro lado, volvió a citar a Macri para el 28 de octubre.

“No me encuentro comprendido en ninguna de las causales de recusación establecidas en el ordenamiento procesal”, planteó el magistrado en el escrito y agregó que los argumentos invocados por el expresidente “son manifiestamente improcedentes”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Agregó que no tiene ningún tipo de relación, ni de “amistad” ni de “enemistad”, ni “perjuicio” con los imputados ni con los querellantes, al tiempo que rechazó haber manifestado su opinión por fuera de sus fallos.

“No tengo amistad, enemistad ni prejuicio de ningún tipo, objetivo ni subjetivo con los imputados ni con los querellantes. Tampoco los tengo con relación al objeto que es materia de estudio. Mucho menos, como alude el inciso en el que funda su pretensión el defensor, manifesté opinión extrajudicialmente sobre el proceso a persona alguna”, planteó el juez, al exponer las razones de su rechazo a la recusación planteada.

El magistrado dejó sentado que “el análisis y evaluación que efectuamos los jueces, en los casos en los que nos toca intervenir, son el reflejo de un proceso valorativo y fundado de los medios de prueba, sobre cuya base se adoptan las decisiones que corresponden”.

Agregó que “esas decisiones podrán ser acertadas o criticables, puede discutirse la metodología de valoración de la prueba o el mérito de mis consideraciones, pero de ningún modo la discrepancia de alguna de las partes con lo decidido puede ser causal suficiente para fundar el apartamiento de un magistrado del conocimiento del expediente”.

Por otra parte, dejó planteado también que “no puede dejar de señalarse que el acto jurisdiccional sobre el que pretende fundarse el prejuzgamiento alegado no constituye una sentencia definitiva ni equiparable sino sólo una resolución de carácter meramente provisorio que tiene idéntico alcance sobre la valoración de la prueba y el encuadramiento legal de los hechos”.