“No quiero quedar bien con Dios y con el diablo”, se defendió el Presidente en una entrevista con la televisión pública, aunque dijo que hay “diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón”. Se refirió así al aumento de precios que se desató la semana pasada tras su anuncio de la “guerra contra la inflación”.

El Presidente dijo además que hay “una inflación autoconstruida que tiene mucho que ver el modo en que se concentra la producción de alimentos; hay que llamarlos a la reflexión para que ellos entiendan que el hecho de que tengan una especie de oligopolio no los autoriza a subir los precios”, sostuvo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Todos estamos librando una guerra contra la inflación, tenemos que enfrentar con decisión el problema”, agregó sobre el aumento de precios. Según Fernández, el “riesgo devaluatorio desapareció” con el acuerdo con el FMI. Y afirmó que “ahora hay que abordar otros problemas de la inflación que está autoconstruida en la cabeza de la gente”.

Gas

Asimismo, descartó el desabastecimiento de gas para este invierno, posibilidad surgida a partir del estallido de la guerra en Europa del este. “No hay posibilidad” de que no haya gas, afirmó y agregó que está trabajando con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para asegurar la provisión de gas. En relación a la demora en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, estimó que “la falta de acuerdo con el FMI era un problema para avanzar, ahora se desataron las inversiones porque se arregló lo del FMI”, sostuvo con un tono optimista. Además, adelantó que “la tarifa social se mantiene”, y estimó que las audiencias para aplicar los aumentos comenzarán los primeros días de abril.

¿Se renegociará con el FMI? “Lo que dice (Kristalina) Georgieva es que no sabemos hasta dónde llegan los efectos de la guerra (…) recalibrar puede no ser negativo, es algo realista y tenemos que andar con cuidado”, afirmó.

FMI

“Tenemos que estar pensando en qué queremos hacer del futuro. Todos sabemos que tenemos el problema del Fondo por culpa de Mauricio Macri, todos sabemos que hizo algo escandaloso. Todos queremos recordarles a los argentinos que lo que hizo Macri fue un desastre para generaciones de argentinos”, agregó durante una entrevista en el ciclo “Desiguales” que emite la Televisión Pública, conducido por Luli Trujillo y Pablo Caruso.

Al ahondar sobre el acuerdo con el Fondo Monetario internacional, el Jefe de Estado enfatizó: “Tengo la impresión que es como que nos sacamos una soga del cuello, que nos tenía absolutamente limitados y condicionados, sin poder proyectar hacia el futuro”.

En esa dirección, afirmó: “Estoy seguro de que hemos logrado sacarnos un  problema que es la lucha de pensar que este año tenemos que pagar 19.000 millones de dólares y que sabíamos que no había ninguna posibilidad de hacerlo, que eso me parece que es un paso adelante y que obviamente hubiéramos querido no hacerlo, obviamente nosotros no tomamos esa deuda, obviamente nosotros no hubiéramos querido que se tome”.

El Jefe de Estado insistió en que “estamos pagando las consecuencia de los que sí tomaron esa deuda y de hecho, cuando yo llegué, faltaban desembolsar 11.000 millones de dólares que dije que no los quería, precisamente para no seguir endeudando al país, con lo cual estamos resolviendo lo que no generamos”.

Inflación

Al hacer referencia a su frase sobre que iba a empezar “la guerra” contra la inflación, el Presidente puntualizó: “La verdad, esa frase exactamente lo que planteaba o esa idea lo que planteaba, era que nosotros queríamos a partir de acumular reservas y disipar las dudas que existían sobre un riesgo devaluatorio, que sí genera expectativas y no funciona, que ese riesgo desapareció el ingreso de alrededor de 6.000 millones de dólares y genuinamente quedan en las Reservas del Banco Central”.

En ese marco, llamó a la reflexión a los formadores de precios: “Deben entender que el hecho de tener una suerte de oligopolio, no los autoriza hacer padecer a los argentinos. Por otro lado, también hay que discutir cómo es la cadena de distribución de alimentos. Lo que se va a conocer es el número final de cómo es el precio de los alimentos, no es en el mismo modo en las góndolas de supermercados, que es más bajo,  y en los negocios de cercanía, en los que se dispara”.

Sin mesa entre Alberto y Cristina

“No he hablado con ella”, reconoció el Presidente, quien intentó comunicarse con Cristina Kirchner el 10 de marzo pasado para solidarizarse por el ataque a sus oficinas en el Senado, sin recibir respuesta. “Son temas que sabremos resolver”, afirmó como modo de dar por terminado el asunto. Sobre la interna, afirmó que es “un tema que se terminó”.

“La unidad es una condición necesaria para hacerle frente a una derecha que existe, que dice lo mismo que reclaman el neoliberalismo en Wall Street”, afirmó el primer mandatario. Reconoció que hay “miradas distintas” e hizo suyas declaraciones de su ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, al reiterar que “divididos valemos menos”. No opinó sobre la eventual conformación de distintos bloques en el Congreso, y pidió que “eso consultenló a (Sergio) Massa”. Un rato antes, dijo estar “seguro” de que “nadie en el Frente de Todos quería un default con el FMI”, aunque fueron 28 los diputados y 13 los senadores (la mayoría de ellos cristinistas) quienes se opusieron a ese acuerdo en el Congreso.

Luego de negar que esté pensando en modificar su gabinete, Fernández afirmó que sería “saludable” resolver las diferencias mediante el mecanismo de las PASO el año próximo.

Con andar cansino y rostro relajado, Fernández había llegado acompañado por la portavoz Gabriela Cerruti, y la titular de Radio y Televisión Argentina (RTA), Rosario Lufrano. Recorrió caminando el museo del canal oficial antes de entrar en el estudio. Hacia el final, dudó como en ninguna otra consulta cuando lo consultaron por el nombre del hijo que esperan con Fabiola Yañez y que nacerá el mes próximo, aunque anticipó que la pelea estaba entre “Augusto” y “Francisco”.

“No hay posibilidad” de que no haya gas, afirmó el Presidente. Agregó que “estamos trabajando” con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para asegurar la provisión de gas. En relación a la demora en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, estimó que “la falta de acuerdo con el FMI era un problema para avanzar, ahora se desataron las inversiones porque se arregló lo del FMI”, sostuvo con un tono optimista.