El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, dijo este viernes que identificó desde dónde se realizó el hackeo sufrido en su teléfono celular y no dudó en asegurar que el objetivo «de dañar la institucionalidad fue claro y deben encontrarse a las personas responsables». Al mismo tiempo advirtió que «este tipo de situaciones lejos de amedrentarnos nos dan más fuerza».

«El miércoles me hackearon mi línea de teléfono y accedieron a las cuentas de redes sociales y correos electrónicos. Tuitearon irracionalidades e intentaron descargar toda la información que hoy en día cualquiera tiene en sus mails. Nos movimos rápido y no lo completaron», reveló el Ministro bonaerense en las redes sociales. En esa línea, subrayó: «Quiero agradecer a todas las personas que me ayudaron en el proceso de recuperación. Se pudo identificar que el ataque se hizo desde una computadora de la Ciudad de Buenos Aires donde la clara intención era apropiarse de mi información personal y laboral».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Sobre ese punto, profundizó: «Ya está hecha la denuncia. El objetivo de dañar la institucionalidad fue claro y deben encontrarse a las personas responsables. Este tipo de situaciones lejos de amedrentarnos nos dan más fuerza».

El gobierno de la provincia de Buenos Aires confirmó el miércoles pasado que el teléfono móvil del ministro Kreplak había sido hackeado, un hecho sobre el cual se pronunció el propio gobernador, Axel Kicillof, quien denunció que detrás del episodio hubo una «clara intencionalidad política». «Todas las comunicaciones y publicaciones recientes emitidas desde dicho teléfono y sus cuentas personales son de carácter apócrifo», se aclaró entonces en un comunicado oficial.

Entre los tuits apócrifos se enunció que «todos los que se pusieron la vacuna hoy a las 00 se van a convertir en Robots» y otras frases inverosímiles vinculadas a la campaña de vacunación contra el coronavirus. Esta mañana, tras recuperar su cuenta de Twitter, Kreplak agradeció la solidaridad que recibió tras el hackeo y remarcó: «No estamos solos y no nos vamos a detener. Gracias a cada uno y cada una de ustedes».