El macrismo busca extender su hegemonía en la Legislatura porteña en las próximas elecciones de noviembre. Este año se renuevan 30 bancas, la mitad de las que componen el cuerpo, y el bloque de Vamos Juntos pone en juego 16 lugares a los que se suman los de UCR-Evolución y el Partido Socialista.

Actualmente, el bloque de Vamos Juntos tiene 26 escaños y busca mantener los 16 que consiguió en el año 2017 cuando obtuvo el 50% de los votos. A eso se le suman los nueve legisladores y legisladoras de UCR-Evolución, la fuerza que está dirigida a nivel nacional por el senador Martín Lousteau. Los radicales tienen cuatro bancas en juego este año, mientras que el Partido Socialista, liderado por Roy Cortina, disputa una de las dos que posee. De repetir esta elección, el oficialismo y sus aliados podrían mantener las 37 bancas que le garantizan la mayoría absoluta y quedarían solo a tres miembros de conseguir los dos tercios (40 votos). A partir de los 31 votos, tiene quórum propio y esa mayoría le permite sancionar leyes generales de educación, salud y también sobre organización del Poder Judicial. Otro punto es que puede realizar modificaciones en los códigos de Planeamiento Urbano, Ambiental y de Edificación, algo que los diputados y diputadas que responden a Rodríguez Larreta realizaron con frecuencia en los últimos años en favor de los desarrolladores inmobiliarios.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Poder Judicial porteño también tiene una fuerte presencia macrista en puestos claves. El fiscal general de la Ciudad es Juan Bautista Mahiques, que fue representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura y subsecretario de Asuntos Penitenciarios durante la presidencia de Mauricio Macri. Su padre, Carlos Mahiques, fue ministro de justicia María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y actualmente es juez de la  Cámara Federal de Casación. Su hermano, Ignacio, es fiscal de Instrucción.

El Tribunal Superior de Justicia también está señalado por su cercanía con el macrismo. La jueza Marcela de Langhe y su par Santiago Otamendi fueron propuestos por Rodríguez Larreta. La primera fue presidenta del Instituto de Seguridad Pública y el segundo secretario de Justicia durante la presidencia de Macri. Por su parte, Inés Weinberg de Roca fue la candidata del expresidente para reemplazar a Alejandra Gils Carbó en la procuración nacional. En los últimos días, el TSJ fue criticado por intervenir en la causa del Correo Argentino a favor de la familia Macri. «