Para el diputado bonaerense y ex vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli llegó la hora de la verdad. El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Franco Picardi acaban de enviarle un cuestionario para que responda sobre el espionaje ilegal del que fue víctima durante el gobierno de Mauricio Macri.

Santilli fue uno de los blancos preferidos del grupo de Whatsapp de espías considerados “cuentapropistas” por Comodoro Py. De ese grupo, conocido como “Súper Mario Bros”, surgieron muchos de los datos que permitieron formar un legajo especial sobre el espionaje a Santilli. Y una explicación de por qué fue un objetivo de los espías: “el uno le bajó el pulgar”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El ex vice de Horacio Rodríguez Larreta es uno de los querellantes en la causa por espionaje ilegal. Sin embargo, hace mucho tiempo que no empuja la investigación. Ahora, por iniciativa de otros querellantes, va a declarar como testigo. Lo hará por escrito porque así lo eligió, haciendo uso de las prerrogativas que le da su cargo. 

¿Qué le preguntaron? Algunas cosas básicas, como “si conoce personalmente a Gustavo Arribas, Alan Ruiz, Diego Dalmau Pereyra, Juan Sebastián De Stéfano (estos dos estuvieron en la reunión de la “Gestapro” en el Banco Provincia) y Silvia Majadalani”.

La sexta pregunta del pliego inquiere “si conoce personalmente a Martín Terra”. Se trata de otro ex agente de la AFI, que tiene un vínculo indirecto con Santilli: es el ex marido de Analía Maiorana, la actual pareja del diputado.

En la pregunta 14, Santilli es interrogado “para que diga si durante el período de gobierno del ex presidente Mauricio Macri realizó viajes al exterior”. En uno de los audios rescatados de los teléfonos de los espías aparece justamente la mención a un viaje que se le atribuye a Santilli y su familia, a un elevado costo económico. En ese audio, en el que se alude a una reunión de uno de los espías con Santilli, parece haber un esbozo de intento de extorsión. Y una expresión: “vos estás millo”, como apócope de “millonario”. ¿Por qué un espía tendría esa información, real o no, sobre un funcionario público de alto nivel de la Ciudad de Buenos Aires?

El cuestionario no lo pregunta así, pero le pide “que diga si tiene conocimiento de que, en función de tales viajes, fue objeto de tareas de espionaje ilegal”.

Tiempo publicó en febrero pasado que “los espías desplegaron todo el manual. Seguimientos personales, fotos, investigaciones a los contactos (sobre todo gremiales, por el armado político) y cuestiones de la vida privada. Cuando reunieron material suficiente, lo citaron a una reunión y durante cuatro horas le mostraron todo lo que tenían”.

El juez Martínez de Giorgi, en ese contexto, le preguntó “si conoce o puede determinar a quién o a quiénes habrían servido los datos obtenidos respecto de sus actividades funcionales y/o personales y/o familiares y su finalidad”.

Santilli no fue el único integrante de la propia tropa de Cambiemos que, según la investigación, fue espiado. La lista la integran, entre otros, Rodríguez Larreta, María Eugenia, Emilio Monzó y Nicolás Massot. Cada uno de ellos tiene un capítulo aparte en la investigación.

El cuestionario, sin embargo, busca determinar Si Santilli “conoce otros funcionarios públicos víctimas de tareas de espionaje ilegal”.

Las preguntas a Santilli fueron formuladas por los abogados Jorge Oscar Chueco y Rafael Resnick Brenner, ambos querellantes por su calidad de espiados cuando estuvieron en prisión. El escrito remitido al ahora diputado bonaerense por el juez Martínez de Giorgi no tiene fecha establecida para la respuesta. Pero, como la declaración por escrito será en calidad de “testigo”, Santilli deberá responder bajo juramento de “decir la verdad”.