La intendenta de La Matanza Verónica Magario se quejó hoy porque no la invitaron a subir al escenario durante la visita que hizo el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal al distrito para inaugurar una planta embotelladora. “Me quedé sorprendida porque me pareció una falta de respeto no haberme permitido subir al escenario acompañarlos en el acto”, dijo la funcionaria local, 


“Estuvimos sentados fuera del escenario, hemos visto que en otros distritos donde va tres de febrero y pilar los intendentes los acompañan, ojala que empiece una etapa de trabajar juntos, si el presidente y la gobernadora han venido y poner la mirada puedan ayudarnos a trabajar las cuestiones que nos vienen sucediendo”, criticó la funcionaria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


Si bien el acto estaba convocado para las diez de la mañana, se pospuso porque el presidente adujo que no podía viajar a la zona en helicóptero por problemas climáticos. Luego se terminó realizando el acto al mediodía y allí la seguridad presidencial no permitió que los funcionarios matanceros participen de la recorrida por las instalaciones de la plata Manaos. Luego tampoco les permitieron subir al palco con los funcionarios de Cambiemos.
“Queremos dialogar con la gobernadora, el diálogo sigue siendo nulo, desde abril que no la he vuelto a ver más. Si no te atienden es difícil trabajar”, sostuvo la mandataria local.

La fábrica contó con fondos de la provincia y de la Nación de los gobiernos anteriores para financiarse, sin embargo, no fue mencionado en los discursos oficiales. Asimismo, los dueños de la planta tuvieron que saludar a los funcionarios locales luego del acto oficial. 


Asimismo, en pleno revuelo por los proyectos divisionistas del partido más populoso de la Argentina, la gobernadora dijo que La Matanza “no es de nadie” y que llegaron “para quedarse”.


En respuesta, Magario sostuvo que “el proyecto de dividir lo generó la oposición en una oficina encerrados, y propone dividir la matanza en cuatro partes, esto nunca se le consultó a los matanceros, y tenemos una cuestión de identidad muy fuerte. Es como dividir a los santafesinos en cuatro y que pierdan su identidad. Es un botín político y sería un error, quedaría divida entre ricos y pobres, es una locura, no lo queremos”, enfatizó.

“Es una propuesta loca de un legislador, sería inviable en lo educativo, y social y económico. Venimos trabajando en la descenetralización para que podamos tener atención en cada zona”, abundó Magario. Tras el discurso que pronunciaron Macri y Vidal, en el que la gobernadora dijo que llegaron “para quedarse” y que “La Matanza no es de nadie”, y que el presidente refrendó, la intendenta remarcó su disposición para la búsqueda de soluciones en conjunto para los problemas del municipio y valoró positivamente que ambos mandatarios tengan la misma disposición. 

«Bienvenidos sean el Presidente y la Gobernadora, bienvenido ese deseo de trabajar en unidad con nosotros para resolver los problemas y generar mayor calidad de vida para los matanceros. Necesitamos un Presidente y una Gobernadora comprometidos con La Matanza, como lo está toda la familia Canido», enfatizó Magario.

La intendenta también recordó que aún está a la espera de la reunión conjunta de gabinetes para definir soluciones en los sectores de salud, educación, alimentación y seguridad que dependen de inversiones de la provincia. «Esperamos que, tras esta expresión de compromiso por parte del Presidente y la Gobernadora, podamos avanzar en los próximos días con estas definiciones», subrayó.