«Hasta donde las vallas nos permitan», dice una mujer que participa de la Marcha Nacional por la Libertad para Belén. Se refiere al perimetro que encierra y aisla a la Casa Rosada. Hasta allí, decenas de agrupaciones políticas y sociales marcharon desde el Obelisco encabezadas por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

La marcha se llevo a cabo en toda la Argentina y elevó una vez más el reclamo por una injusticia que no cesa: Belén, la joven tucumana que fue condenada a ocho años de prisión por haber tenido un aborto espontáneo, continúa encarcelada.

«Me parece muy importante que se multipliquen estas manifestaciones para que el gobierno entienda que no puede tener más dominio sobre uno que uno mismo. Todas deberíamos poder elegir si queremos ser madres, o si queremos abortar», expresó a Tiempo Juana, una joven de sólo 15 años que se movilizó junto a dos amigas. La chica también se refirió al aborto desde una perspectiva de clase social, en relación a que la gran mayoria de mujeres que mueren en prácticas clandestinas, son pobres. «Una debería elegir por una misma más allá de su pasar economico», definió.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Tambien participó de la movilización Ariel Carolina, la joven que denunció a su ex novio Cristian Aldana, cantante de la banda El Otro Yo, por abuso. «Tanto Belén como yo somos mujeres víctimas de un Estado y de un Poder Judicial patriarcal. Y para ninguna de las dos hay justicia», dijo la mujer de 26 años. Aldana está libre, acumula siete denuncias y pronto se pedirá su prisión preventiva.

Nora Cortiñas fue una de las referentes de derechos humanos que encabezó la marcha. Además de pedir por la libertad de la dirigente social Milagro Sala, la Madre de Plaza de Mayo lamentó la situación que padece Belén: «Esto ya no tendría que darse en la Argentina de estos días». Y bregó por que «la movilización despierte a todos ante esta gran injusticia».

Finalmente, antes de toparse con el vallado de la Casa de Gobierno, Laura Canteros, integtante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, dijo a Tiempo: «Esta movilización es la muestra del empoderamiento de las mujeres y del movimiento feminista organizado. Es un sentido irreversible».

Es que hay cosas que no pueden ser detenidas por una valla de acero.