Si se replicaran los resultados de las elecciones PASO del domingo en las generales del 14 de noviembre, el oficialismo debe empezar a prepararse para dejar atrás el objetivo de lograr la mayoría propia en la Cámara de Diputados de la Nación que preside Sergio Massa. Desde que asumió el gobierno del Alberto Fernández, el oficialismo ha tenido la difícil tarea de reunir quórum buscando acuerdo con bloques minoritarios. Actualmente, el bloque que preside Máximo Kirchner cuenta con 121 diputados y la apuesta estaba en hacer una buena elección que les permitiera sumar 8 representantes para alcanzar los 129 votos requeridos.  

Obteniendo en noviembre los resultados del domingo, el FDT perdería la primera minoría y quedaría con un total de 116 legisladores, por lo que las prioridades en la carrera electoral serán no perder ninguna banca más.  En el caso de Juntos por el Cambio, la principal oposición dentro del Congreso, la ecuación es invertida, ya que de los 115 miembros que tiene el espacio, podrían llegar a un total de 117, para pasar a ser la primera minoría. Y es que es el bloque que más arriesga en esta elección, poniendo en juego las 60 bancas obtenidas en 2017. Con el triunfo del fin de semana podrían sumar 62 legisladores. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En cuanto a la “tercera vía“ que son los bloques políticos que se ubican con un discurso anti grieta en el que predomina la defensa de lo federal, hasta diciembre, estará representado por 20 legisladores. Si se mantuviera el interbloque Federal, que ahora preside Alejandro “Topo” Rodríguez quedaría con 9 bancas. Los cordobeses que responden al gobernador Juan Schiareti conservarían las 4 que tienen, 2 seguirían en manos del socialismo de Santa Fe, 2 por el lavagnismo, al que podría sumarse Florencio Randazzo. En cuanto al espacio que deja José Luis Ramón en diciembre, de 6 quedarán 4 bancas distribuidas para Juntos Somos Río Negro y el Frente de la Concordia Misionera.  La novedad será la incorporación al recinto de fuerzas de la derecha libertaria con 4  bancas:  José Luis Espert, Carolina Piparo, Javier Milei y Victoria Villarruel y otras 4  del Frente de Izquierda (Nicolás Del Caño, Romina del Plá, Myriam Bregman y Alejandro Vilca) que por primera vez duplicará sus escaños.

Proyecciones

En la actualidad, el Frente de Todos que preside José Mayans en el Senado tiene un total de 41 senadores, más dos aliados: Alberto Weretilceck (Juntos Somos Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones). Esto le ha permitido al gobierno avanzar con proyectos mucho más rápido en la Cámara presidida por Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, los resultados del domingo dejaron en evidencia una situación complicada para el FDT, ya que de las 8 provincias que renuevan las bancas en 6 se impuso Juntos por el Cambio. Así, Santa Fe, Chubut, Corrientes, La Pampa y Córdoba dejarían lastimado al Frente de Todos y con seis legisladores menos, es decir, 35 votos. El quórum se constituye con la mitad más uno de la Cámara, es decir del total de 72 senadores, el número es 37. Los cambiemitas que tenían 25 legisladores, quedarán con 31 representantes, además de los aliados –actuales- del interbloque Parlamentario Federal, conformado por el salteño Juan Carlos Romero, la neuquina Lucila Crexell y la riojana Clara Vega. 

Con estas proyecciones, en noviembre se competirá por tres lugares en el Senado: dos serán para el partido ganador y uno para el que quede en segundo lugar. En Córdoba el oficialismo que llevaba a Carlos Caserio salió tercero. En total, Juntos por el Cambio, con cuatro listas, sacó el 47,55% de los votos, de modo que, de repetir esta elección Luis Juez y Carmen Álvarez ingresarían por la mayoría. En tanto, el escaño restante sería para Alejandra Vigo, la primera candidata del schiarettismo. En este hipotético escenario, Carlos Caserio debería despedirse de la banca del FDT.  

En Santa Fe se impuso la lista “Celeste y Blanca” del gobernador Omar Perotti dentro de la interna del Frente de Todos contra la de Agustín Rossi-Alejandra Rodenas, pero en la interna de Juntos por el Cambio lograron el primer lugar Carolina losada y Dionisio Scarpin. De este modo, ambos ingresarían al Senado por la mayoría y Marcelo Lewandowski, del Frente de Todos, por la minoría. 

En Chubut la lista de JXC de Ignacio Torres-Edith Terenzi se impuso en la interna opositora. En segundo lugar quedó el candidato del FDT Carlos Linares, mientras que oficialismo provincial, Chubut Somos Todos, resultó en tercer lugar. En Mendoza, la candidata de Cristina, Anabel Fernández Sagasti no logró ganarle al presidente del radicalismo nacional, Alfredo Cornejo que ingresaría junto con Mariana Juri. Sagasti conservaría su banca por quedar en segundo lugar. 

La Pampa, fue una de las provincias que llamó la atención del gobierno, ya que ganó Juntos por el Cambio. Compitieron 5 listas por las que se consagró la de Daniel Kroneberger-María Victoria Huala .  El FDT que salió segundo y contaba con dos bancas (Daniel Lovera y Norma Durango) se quedaría con una para Daniel Bensusan. 

Las dos provincias en las que ganó el Frente de Todos, fueron Catamarca y Tucumán. De esta forma se conservarían las dos bancas oficialistas: una para la ex gobernadora y hoy diputada, Lucía Corpacci y la otra para Guillermo Andrada. Por Tucumán, y con el respaldo del gobernador Juan Manzur, ingresarían Pablo Yedlin y Sandra Mendoza.