El Ministerio de Trabajo dictó esta mañana una conciliación obligatoria por 15 días en el marco del conflicto que mantiene paralizado el servicio de todas las líneas de ferroviarias por un paro de actividades en todo el país por 24 horas.

La decisión busca encauzar un conflicto por una deuda con la obra social del sindicato de conductores de trenes La Fraternidad que, tras el fracaso de negociaciones con la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), llamó a un paro de 24 horas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la resolución, el Ministerio de Trabajo intima al sindicado “a dejar sin efecto toda medida de acción directa que estuviesen implementando y/o tuvieran previsto implementar, prestando servicios de manera normal y habitual”.

Si bien el sindicato había amagado con no acatar la conciliación, finalmente levantaron la medida de fuerza y desde las 11 vuelven a funcionar los servicios de trenes de todo el país. 

“Si corresponde, vamos a acatar. Yo creo que no nos corresponde, pero como no estudié para abogado haré lo que me dicen ellos», había adelantado Omar Maturano, de La Fraternidad, más temprano en diálogo con radio la Red y agregó: «Este no es un problema laboral ni un problema gremial, es un problema de deuda. Me parece que antes de dictar la conciliación, como personas honestas y gente de bien, tendrían que llamarnos primero y comunicarnos, y no sacar un papel y tirarlo por debajo de la puerta del sindicato».

«Hacemos un paro porque la Superintendencia de Salud nos debe mucha plata y estamos ya para una quiebra», señaló Maturano en diálogo con El Destape Radio y adelantó posibles nuevas medidas de fuerza para el 1 de enero si no se soluciona el conflicto.

El dirigente del gremio de los conductores de trenes explicó que mientras ellos consideran que la deuda es de 140 millones de pesos, desde la Superintendencia de Salud dicen que son 86 millones. «Es dinero que ya desembolsó la entidad para atender la salud de sus afiliados, pero lo grave es que se procura reconocerlo a valores del año 2017», agregó.

La medida de fuerza mantiene paralizado el servicio de todas las líneas de ferroviarias. A raíz de la medida de fuerza, el Ministerio de Transporte de la Nación dispuso un operativo para que los pasajeros puedan contar con la alternativa de micros, ubicados en las estaciones más estratégicas, para trasladarse a sus destinos. Durante la primera mañana se registraron largas colas para subir a los colectivos.