Legisladoras del Frente de Todos le pidieron al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que avance con el despliegue de la policía local en el Barrio Ricciardelli 1-11-14, en el Bajo Flores, donde sólo está presente la Gendarmería. En 2017, Mauricio Macri derogó por decreto el Operativo Cinturón Sur, que disponía de la presencia de fuerzas federales en algunos barrios porteños, y dispuso que la seguridad le correspondía a la Policía de la Ciudad. Sin embargo, cuatro años después la presencia de la policía local en el territorio es nula. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se hizo el pedido formal para la reformulación de los 1000 efectivos de Gendarmería que trabajan en la zona y se realizaron reuniones con las autoridades, pero aún no hay precisiones.

La legisladora y vicepresidenta de la Comisión de Seguridad, Claudia Neira, presentó a principios de febrero un proyecto para que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta avance en la “soberanía en materia de seguridad mediante la presencia de Policía de la Ciudad” en la villa 1-11-14. “Hay cero policías en el barrio. La Ciudad está ausente y está vulnerando la propia autonomía permitiendo que en su territorio la seguridad esté en manos de la Nación. No es que solamente están incumpliendo un pedido del Gobierno de Alberto Fernández sino que en realidad vienen incumpliendo un decreto de Macri y Bullrich. No han podido cumplir las normas que su propio espacio político ha dictado”, le dijo la diputada a Tiempo Argentino.

El despliegue de Gendarmería y Prefectura en algunos barrios de la Capital Federal se remonta al año 2011 cuando la presidenta Cristina Fernández lanzó el  “Operativo Cinturón Sur”. A través del decreto 864 dispuso “la complementación operativa sinérgica de los cuerpos policiales y de las fuerzas federales por zonas” para ocuparse de funciones de seguridad y tareas de prevención e investigación de delitos. En el año 2017, Mauricio Macri derogó el operativo y dispuso la tarea “subsidiaria” de las fuerzas dependientes de la Nación. Entre los argumentos del decreto 66/2017, se sostiene que el traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad hace innecesario continuar con Cinturón Sur. Sin embargo, pasaron cuatro años y Gendarmería es la única fuerza para las tareas relacionadas con la Seguridad Ciudadana. En febrero del 2020, la Nación y la Ciudad firmaron un convenio en el marco del Consejo Federal de Seguridad que se hizo en Tucumán para reformular el trabajo en los barrios. Se realizaron reuniones entre la ministra Sabina Frederic y su par de la Ciudad, Diego Santilli, que por el momento tiene como resultado el retiro de la Prefectura de la Vila 21-24 Zavaleta y de la zona urbana de Puerto Madero. Están planeadas para marzo y es el primer paso del retiro. De las negociaciones también participaron los secretarios de Articulación Federal, Gabriel Fuks; y Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba y el secretario de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro.

“Creemos que es importante que el Ministerio de Seguridad de la Nación siga apuntalando la seguridad porque es muy compleja la situación que viven los vecinos y las vecinas, es necesaria la presencia de la Gendarmería, pero justamente para poder hacer eso y fortalecer la seguridad, lo que se necesita es que la Policía de la Ciudad esté presente también y que cumpla con su función principal. La Gendarmería tiene que tener un rol accesorio y la policía porteña se tiene que hacer cargo de todo lo que tiene que ver con los delitos ordinarios, la atención del 911. Eso hoy demanda muchísimo tiempo para la Gendarmería, que paulatinamente tiene que ir a su rol principal de combatir el delito complejo y el narcotráfico. Es un barrio donde los vecinos y vecinas sufren muchas violencias”, afirmó Neira.

Según el relevamiento de la legisladora, la tasa actual es  de 959 policías por cada 100 mil habitantes. Mientras que en Córdoba son 625/100.000  y en Santa Fe 630/100.000. La Policía de la Ciudad tiene 26.500 efectivos de los cuales 19.000 se encuentran afectados al trabajo en calle. A eso se suma 37.732 de Gendarmería, 31.514 de la Policía Federal. 22.361 de Prefectura y 4.260 Policía de Seguridad Aeroportuaria. Por su parte, la legisladora María Rosa Muiños indicó que Gendarmería “debería tener como objetivo único la persecución de delitos complejos y del crimen organizado”.  “La Ciudad ya asumió una gran parte de las competencias penales que con anterioridad pertenecían al fuero federal. Entonces, que la Policía de la Ciudad comience a cumplir funciones en toda la jurisdicción es una forma de seguir consolidando ese proceso”, agregó.