Por medio de una videoconferencia, el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, y la secretaria de Integración Socio Urbana, Fernanda Miño, presentaron la reapertura del Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP) para actualizar la información sobre las barriadas existentes en el país, con el objetivo de avanzar en los procesos de urbanización.

“Estamos poniendo en marcha una política de Estado”, marcó el ministro Arroyo durante el encuentro virtual realizado junto a organizaciones sociales, religiosas y ONGs. La noticia no es menor, y tiene una importancia clave para los barrios populares, sobre todo para aquellos conformados durante los años 2017 y 2018 inclusive.

Y es que el registro reúne, hasta el momento, información de 4.416 villas y asentamientos de todo el país existentes hasta el 2016, en una fotografía ya obsoleta, y a partir de esta apertura, se incorporarán los barrios populares constituidos hasta diciembre del 2018. Según se explicó, ingresar al RENABAP permite, por ejemplo, acceder al Certificado de Vivienda Familiar, solicitar los servicios, así como alcanzar el acceso a las políticas de integración urbana y otros beneficios.

“Nuestro objetivo es transformar la urbanización en una política de Estado, que vaya más allá de un ministro y de un gobierno, para eso hemos creado los instrumentos necesarios. También, visibilizar y transformar los barrios populares porque nuestro rol es ejecutar el presupuesto para mejorar de forma concreta la vida cotidiana en los barrios”, remarcó Arroyo.

Asimismo, la secretaria de Integración Socio Urbana, Fernanda Miño, resaltó la importancia de la participación de Techo, Cáritas y las organizaciones sociales “tan presentes y vivas en el corazón de cada barrio”. Por su parte, el secretario general de la UTEP, Esteban “Gringo” Castro, afirmó que la apertura del Registro es “una gran necesidad, porque en el momento en que se creó el Registro, todavía estaban vigentes condiciones que permitían los desalojos de las familias, que por suerte se frenaron. Los barrios populares son el resultado de una política de descarte que generan los gobiernos liberales”.

Rosa María López, integrante de Cáritas, enfatizó: “Es un logro enorme, celebramos enormemente que se siga porque quedan muchos barrios todavía y la verdad que caminar juntos posibilita buscar soluciones, que se puedan garantizar viviendas dignas para las personas que no tienen techo”.
Desde la Fundación TECHO, Fernanda Drucker, agradeció la posibilidad de participar de este registro y destacó “la consolidación del RENABAP como política de Estado”.

Además, desde Desarrollo Social remarcaron que el RENABAP es el primer paso para avanzar con proyectos de integración social y urbana que garanticen mejoras en los barrios, el acceso a servicios públicos, la creación de lotes con servicios y regularización de la tierra en favor de los vecinos. “Ya están en marcha procesos de urbanización en 130 barrios populares de todo el país, con obras que benefician a 60 mil familias y crean decenas de miles de puestos de trabajo”, ponderaron.