Las buenas críticas y  los aplausos llegaron  a los oídos  de Verónica Llinás gracias a su rol en la segunda temporada de El Marginal y por su debut como directora teatral en Ping pong, obra que ya no está en cartel pero que le trajo muy buenas críticas durante el tiempo que estuvo en el teatro Regina.

Además, se convirtió en una insospechada celebridad de redes sociales gracias a sus cómicas intervenciones, entre scketch y miradas ácidaz,  como su compromiso por la causa feminista. Su postura crítica al gobierno de Mauricio Macri la convirtió en objetivo de los trolls. Le dijeron de todo: «Kuka», «drogadicta», «vieja chota», «choriplanera» y «gorda abortera» , asi que sobre una base compuesta de Gabriel Chwojnik, conocido por sus trabajos para películas y productivos televisivos, Llinás enumera los epítetos que le lanzan cotidianamente en una serie de rimas que demuestran su capacidad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De esta manera la actriz intenta a su manera quitarle poder a la violencia mediante la sátira, no dándole entidad a los que desde el anonimato le dicen de todo solo por dejar saber su postura contraria a la supresión de derechos

“Para ustedes, mis queridos trollcitos, que me alientan con sus dulces puteadas, va este #RapDelTroll”, escribió Llinás en su cuenta de Twitter. La canción se hizo viral a los pocos minutos de su publicación, con miles de reproducciones y comentarios.