El papa Francisco consideró que la instalación de un ingreso básico universal y la reducción de la jornada laboral son “medidas necesarias” de cara a la pospandemia de coronavirus. Lo hizo al participar del IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares durante el cual pidió a los organismos internacionales de crédito la condonación de las deudas de los países pobres, “tantas veces contraídas contra los intereses de esos mismos pueblos”.

A través de un videomensaje dado a conocer ayer sábado, el pontífice pidió la implementación de “un ingreso básico o salario universal para que cada persona en este mundo pueda acceder a los más elementales bienes de la vida”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Es justo luchar por una distribución humana de estos recursos. Y es tarea de los gobiernos establecer esquemas fiscales y redistributivos para que la riqueza de una parte sea compartida con equidad sin que esto suponga un peso insoportable, principalmente, para la clase media”. “Generalmente, cuando hay estos conflictos, es la que más sufre”, puntualizó. «