Con una inversión de 10 millones de pesos y un proyecto que llevó más de dos años, la cooperativa telefónica de San Martín de los Andes (Cotesma) tendió la primera fibra óptica subacuática del país y permitirá llevar el servicio a las más de 500 familias que viven en Villa Meliquina, Neuquén. El tendido de la fibra, realizado con equipos de buzos, se concretó en dos días de trabajo. “En este contexto de pandemia estamos muy orgullosos de tender la primera fibra óptica subacuática en el país”, dijo Juan Carlos Astete, titular del consejo de administración de la cooperativa.

“Después de dos años de trabajar en el sueño podemos decir que es una obra histórica para el mundo cooperativo”, remarcó Astete. “La posibilidad de llegar con tecnología a lugares difíciles, sólo lo hacen las cooperativas, el cooperativismo paso a paso, está haciendo esta Patria federal que todos soñamos”, agregó.

El proyecto comenzó a concretarse con el aporte del Enacom por $6,5 millones, que el año pasado representaba el 80% de la obra. El resto, hasta los $10 millones totales, fue aportado por la cooperativa, que en este proyecto tuvo como proveedor a la firma Tecnored.

La fibra fue tendida entre la cabecera oeste del lago Meliquina, a 40 km de San Martín de los Andes, hasta la península y de allí a la cabecera este donde está la villa homónima. En Villa Meliquina viven unas 500 personas, que hoy tienen servicio de internet provisto por Cotesma por el sistema de saltos radioeléctricos a través de la montaña.

El nodo de Arsat será el que le de la conectividad que necesita la fibra que se apoya en el fondo del lago, y que fue “construida especialmente en China” para este proyecto.

Entre los proyectos para lo que resta del 2021, Cotesma tiene pendiente la creación de un centro de formación para jóvenes y menores en capacidades relacionadas con la economía del conocimiento como desarrollo de software, inteligencia artificial, robótica, impresión 3D, entre otras.