Según lo informa la Cancillería argentina, las traducciones de El juguete rabioso y Don Segundo Sombra se presentaron en el 2° Festival Hispano de Kolkata (Calcuta) en la República de la India. Este trabajo se realizó en el marco del Programa Sur de apoyo a las traducciones creado en 2009.

Curiosamente, el traductor de Roberto Arlt al bengalí, Asesh Ray, quien ya había traducido el Martín Fierro a esa lengua, aseguró que “el mundo de Arlt está muy relacionado con la experiencia cotidiana de los hindúes” y que “aunque no resulte tan evidente, el sentimiento del protagonista, sus actitudes y gestos no son desconocidos para nuestra sociedad, atravesada también por el dolor del individuo solitaro.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En cuanto a la traducción de Don Segundo Sombra, declaró que “el desafío mayor fue encontrar el tono gauchesco”, tarea que ya había realizado al traducir el Martín Fierro y que le sirvió en gran medida para este nuevo trabajo.

Pero el bengalí no es la única lengua a la que fueron traducidos autores argentinos con el apoyo del Programa Sur. También se han realizado traducciones al inglés, alemán, francés, hebreo, búlgaro, italiano, polaco, malayo, tailandés, rumano, griego, ucraniano, japonés, checo, neerlandés, portugués, turco, danés, ruso, sueco, georgiano, eslovaco, árabe, esloveno, húngaro, macedonio, noruego, vietnamita y mandarín. Las traducciones abarcan obras de ficción y no ficción de autores clásicos y contemporáneos.

Respecto del programa, la Cancillería argentina informa: “Con el objetivo de promover la literatura, el pensamiento y la cultura argentina en todo el mundo, el Programa Sur es una política permanente de la Cancillería, y es coordinado por la Dirección de Asuntos Culturales del ministerio. Se trata del programa más importante en su categoría entre los países de habla castellana, y desde su creación hasta la fecha ha subsidiado la publicación de 1466 obras de más de 400 autoras y autores argentinos, traducidas a 47 lenguas, distribuidas en 52 países, y en colaboración con 850 editores extranjeros”.

El programa Sur se creó oficialmente el 2 de febrero de 2009 con el objetivo de financiar 20 traducciones en el transcurso de ese año. Pero resultó tan exitoso que en sólo tres meses, las solicitudes eran más de 100.

Los efectos del programa fueron sumamente positivos, ya que permitió no sólo aumentar la cantidad de obras de autores argentinos en el mundo, sino que paralelamente colaboró con la difusión del imaginario argentino a través de la literatura. Según la reconocida traductora italiana Ilide Carmignai, “el programa está dando frutos muy concretos Se puede observar que los lectores están cada vez más informados  sobre la realidad argentina. Su enfoque se va enriqueciendo de detalles, y esto se ven el hecho de que Argentina va adquiriendo cada vez más matices en el imaginario común. El traductor suele representar una cultura y una lengua: como el embajador, pero sin cartera. El programa Sur representa la cartera del traductor, de que él se sirve para finalizar su tarea de mediación”.

En 2010 el programa fue declarado política permanente de Estado, dada su importancia en la difusión de obras argentinas en el mundo.