Sus organizadoras son Paula Ísola y Laura Giusti, ambas joyeras, que desde hace unos años decidieron embarcarse en las bienales latinoamericanas de joyería contemporánea con el objetivo de visibilizarla en América Latina y, a su vez, visibilizarse entre los propios joyeros. En 2016 se llevó a cabo la primera y en 2018 la segunda. La tercera, que debía tener lugar el año pasado, se postergó por la pandemia por lo que este año decidieron hacer una edición simultáneamente virtual  y presencial.

Paula es, además de joyera, gestora cultural y curadora. Mientras que Laura es docente y gestora cultural en el área de la joyería contemporánea. Vivió varios años fuera del país. Ambas se conocieron en el taller de Graciela Lescano en Argentina. Comenzaron a contactarse con joyeros locales y comprobaron que la mirada de los joyeros argentinos “estaba muy puesta en Europa, lo que tenía que ver con un interés en ser validados por la mirada ajena y ambas pensamos que la validación nos la teníamos que dar nosotros desde una mirada propia, desde una mirada latinoamericana por una cuestión de identidad y para no recurrir a miradas ajenas para establecer el valor de nuestro propio arte”, dice Laura. Y agrega: “Entonces comenzamos a trabajar en ese sentido. En 2008 ya estaba creado Joyeros Argentinos y empezó a reunir a los creadores de joyería contemporánea del país en un espacio que en principio fue virtual a partir del cual empezamos a hacer exposiciones en museos, galerías y otros espacios del territorio y a realizar otras actividades. Cuando comenzamos con las bienales dimos un paso más allá y nos extendimos por fuera de la Argentina a toda Latinoamérica. Tenemos un jurado de selección que a través de fotografías que llegan de todos los participantes de Latinoamérica elige las piezas que van a estar en exposición y uno de premiación que ya con las piezas en Buenos Aires establece cuáles son aquellas que van a ser premiadas y destacadas.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fabiana Gadano es parte del jurado de premiación y Vicky Biagiola es expositora. Todas ellas hablan de la III bienal y del  concepto de joyería contemporánea

-Alguien ajeno al medio podría pensar que una exposición de joyería es algo frívolo hecho con piedras y metales preciosos. Entiendo que ustedes no conciben la joyería de esa manera. ¿Cuál es el nuevo concepto de la joyería o quizá, de un grupo de joyeros?

Fabiana Gadano: –A nosotros nos gusta pensar esta joyería como una joyería en la que lo precioso no pasa por el valor de los materiales que componen una pieza, sino por la transformación que se hace de un material, por sus combinaciones y por todos esos conceptos anudados que reenvían a encontrarnos con esa nueva configuración. Es una joyería que requiere un cierto nivel de reflexión. No necesariamente tiene que ser bella, aunque en muchos casos lo es. En otros, apunta más a sacudirnos, a hacernos pensar en algo, a comunicarnos algo. Por eso es importantes ir preparados y preparadas para este nuevo encuentro, porque se relaciona mucho más con el arte que con la experiencia propia de la joyería tradicional que está muy asociada a lo ornamental o a lo simbólico desde el punto de vista de un cierto status.

-¿Este criterio es la base de un grupo de joyeros contemporáneos o atañe a la joyería contemporánea en sí misma? ¿Qué pasa hoy con la joyería tradicional?

FG:- La joyería tradicional, clásica, por supuesto sigue existiendo. Esta es una propuesta de joyería. Nuestra aspiración es que ambas convivan. De ninguna manera pensamos que la clásica debe ser desterrada. Creemos que apunta a distintos intereses y posiblemente a distintos tipos de usuario.

Vicky Biagiola: -Hablando de joyería contemporánea pensaba en las mujeres mapuches que utilizan la joyería en momentos rituales, en momentos de pelea, en momentos en que están diciendo algo. Es decir que ese tipo de joyería está desde hace mucho tiempo. La joyería contemporánea mira también es ese tipo de joyería que no es precisamente la que tiene oro y brillantes. Hablamos desde esta joyería expresiva, la joyería-arte, la que dice, la que está en determinados momentos como puede ser una ceremonia o un rito. En todo el mundo existe este tipo de joyería y aquí, en Argentina, se está dando gracias a esta movida de Joyeros Argentinos. Fabiana es un referente junto con Jorge Castañón, lo mismo que Paula, Laura y mucha gente que viene trabajando para que se visibilice en nuestro territorio. Pero en Europa y en otras partes del mundo los museos adquieren obra de joyería contemporánea, hay museos destinados a ella.

FG: También hay galerías especializadas en este tipo de joyería.  Hay colecciones muy extensas y muy conocidas por quienes nos dedicamos a esto, nada más que de anillos, por ejemplo. En Suiza hay una fundación que solo colecciona anillos tanto contemporáneos como de la época Antigua. Me gustaría resaltar que el grupo de quienes se dedican a esto es muy heterogéneo. Intervienen artistas, joyeros tradicionales que se quieren asomar a la pata más expresiva y otro tipo de gente que a lo mejor en algún momento tiene esta necesidad de volcarse a un trabajo con la materialidad, y estas diferentes miradas enriquecen mucho el campo. Mi maestro Jorge Castañón, es biólogo. Otras colegas y amigas son psicólogas, profesoras de arte, de Abogacía, de Ciencias Políticas… Por eso lo que hacemos tiene un carácter tan plural y abarca tantos temas. Se incorpora gente desde el diseño industrial, desde el diseño gráfico. De hecho yo soy diseñadora industrial. Desde el punto de vista artístico este tipo de expresión es como un cuadro o una escultura, pero desde la portabilidad tiene algo muy interesante que es que hay una conjunción entre la persona que lo hizo y la persona que lo porta, es decir que porta ese sentido sobre su cuerpo.

FG: Algunas teorías muy radicales de la joyería contemporánea dicen que la pieza te transforma cuando la llevás. Y si es pinchuda y no se adapta al cuerpo del que la porta se genera una especie de rito de comunión con ese nuevo estado que la pieza provoca. El cuerpo se hace presente y no solamente porque sea la percha donde se lleva, sino porque se hace consciente el uso de esa pieza. Son posturas, a veces un tanto radicales, pero en esto de ir definiendo el campo, en lo que a nosotros nos falta bastante, son temas de discusión, son las tensiones que propone el campo que aún no está del todo formado.

Laura Giusti: En este sentido, una de las cosas que ocurren en las bienales son los encuentros entre joyeros. En las Jornadas de Reflexión hay un intercambio entre grupos de joyeros de distintos países que nos permite ver cómo la joyería contemporánea avanza en nuestro continente, con nuestra problemática, con todas las cosas que nos acontecen a los distintos pueblos de la región.

-¿Cuál es la mecánica de la Bienal?

LG: -Se hizo una selección hace poco más de un mes. Luego hubo una instancia se premiación, hace muy poquito. La totalidad de las piezas seleccionadas son las que se van a exponer presencialmente en la galería La Ventana y que se van a mostrar en nuestra plataforma. El día de la inauguración va a ser el martes 17 a las 19, no va a haber público, solo vamos a estar unas poquitas personas que vamos a transmitir la apertura de la Bienal, la apertura de la plataforma y vamos a contar cuáles fueron las piezas premiadas y destacadas por el jurado de premiación. Lo que hicimos en esta edición es combinar lo presencial y lo virtual. El año pasado teníamos lista la tercera edición de la Bienal  con la misma modalidad que tuvieron las anteriores. Era una edición presencial con exposiciones simultáneas presenciales en Buenos Aires y ciudades aledañas. Venían exposiciones de afuera a presentarse en la ciudad de Buenos Aires durante los dos meses de duración de la Bienal. Pandemia mediante, no se pudo hacer nada de todo eso. Entonces la postergamos un año y para que no volviera a pasarnos lo mismo decidimos desarrollar una plataforma  a través de la cual se pueda desarrollar toda la Bienal más allá de la posibilidad o no de la presencialidad.

PI: -Ahora vamos a tener la exposición del concurso  “Abran Cancha” en la galería La Ventana, vamos a tener 25 exposiciones simultáneas, la mitad de ellas presenciales y la otra mitad solamente virtuales. Muchas van a estar fuera de la Argentina. Va a haber exposiciones en Colombia, en Brasil, en Chile, en México. Esas exposiciones se van a poder ver localmente en cada ciudad de cada país, pero también en la plataforma de la bienal. También se van a desarrollar las jornadas, las conferencias y los talleres, algunos de manera presencial y otros de manera virtual y de todo eso también se podrá participar a través de la plataforma de la Bienal. Las jornadas y las conferencias son abiertas. Algunos de los talleres son gratuitos y otros pagos y para inscribirse pueden ponerse en contacto con los talleristas a través de la plataforma.

-¿Las joyas expuestas están a la venta?

PI:- No, pero a través de la plataforma la información sobre los artistas está disponible para quienes los quieran contactar.

-¿Las joyas contemporáneas son más baratas que las tradicionales o tienen el mismo precio?

-LG: Es difícil decirlo, porque incluso dentro de la joyería tradicional el valor de una pieza por más que sea de oro o de lo que fuere es distinto si la hace un joyero desconocido que si la hace una marca famosa. Son muchos los elementos que están en juego, incluso dentro de la joyería tradicional para ponerle el precio a una pieza. En la joyería tradicional muchas veces los artistas tienen líneas de trabajo para la venta accesibles a su público y, por otro lado, tienen otro tipo de obra que trabajan de otra manera. El precio no se puede definir desde afuera porque tienen muchos elementos en juego que no son fáciles de explicar.

-FG: En muchos casos, hay piezas que tienen una circulación parecida a la de la obra de arte. Hay joyeros que exponen internacionalmente, o que fueron seleccionados en algunos concursos, en algunas instituciones prestigiosas y eso hace que el precio de sus joyas ascienda. Lo mismo sucede si algunas de sus piezas están en colecciones internacionales. Aunque se la puede comparar con la circulación de las obras de arte, creo que todavía los precios de la joyería contemporánea son más accesibles.

-¿Que materiales utilizan?

F.G:-En mi taller y en el de mi coequiper para esa exposición que es Mabel Pena trabajamos con materiales de reciclado: bolsas de residuos, de supermercado, de polietileno. Yo hace muchos años que trabajo con el plástico Pet que reciclo de las botellas de gaseosa y agua mineral. Tengo alumnas que trabajan con restos de computadoras, vidrio reciclado, latas de aluminio, reciclado de textiles. Luego hay todo un mundo que tiene que ver con los materiales naturales como el fruto del palo borracho, la madera, el barro, raíces secas. No hay límites. El límite tiene que ver con lo que querés decir a través de un material. Somos privilegiados y privilegiadas porque tenemos el mundo a nuestra disposición. Es linda la sensación de liberarse de los metales.

-Pero, Vicky, vos trabajás con metales.

VB:- En este momento estoy trabajando con cuero, con fotografías, con papel, con acrílico, pero tengo mi línea en metal que es mi línea comercial que también dice cosas y es diferente, que me encanta hacer. Ahora voy a presentar unas piezas con animaciones en papel y otras con cuero en el que imprimo gestos. Laura y Paula, trabajan otros materiales, pero también trabajan el metal.

FG:-No desterramos el metal. Yo también lo trabajo, pero le pido al metal solo lo que el metal me puede dar. Con el metal también hay mucho para decir.

LG: Una cosa importante de la Bienal es la cantidad de muestras que va a haber en las que se van a ver toda esta diversidad de materiales, de pensamientos y de expresiones en el lenguaje de las joyas. Con la joyería estamos diciendo un montón de cosas hermosas y terribles. Quienes no puedan verlas de manera presencial lo van a poder ver a través de la plataforma.

PI: En la muestra del concurso más las otras 25 exposiciones es muy interesante la variedad de obras y la manera diferente en que son presentadas. Cada colectivo encontró su propia forma de mostrar su trabajo de manera virtual, lo que no es sencillo.

LG: La plataforma de la Bienal va estar en permanencia y el resto de las actividades se va a desarrollar entre el 17 de agosto y el 15 de octubre.

La exposición presencial en Argentina del Concurso “Abran Cancha”: Galería La Ventana, 24 de Noviembre 827, CABA

La plataforma virtual creada especialmente para la Bienal es: https://www.labienal.ar

La inauguración se transmitirá al público a las 19 (hora argentina)  a través de Zoom, canal de youtube de Joyeros Artgentinos: https://www.youtube.com/user/JArgentinos

Facebook:  https://www.facebook.com/joyerosargentinos1

La Bienal en redes:

IG: @joyerosargentinos

FB: joyerosargentinos1

Twitter: @JoyaArgentinos