Una marimba, dos manos, cuatro o seis baquetas y un músico, Marcos Cabezaz, quien acaba de editar 1200 metros (música para marimba), su primer disco como solista.

Cabezaz es uno de los más prestigiosos marimbistas de Argentina, quien se desempeña tanto en el ámbito de la música académica como en el de la popular. Profesor Nacional de Música, egresado del Conservatorio Nacional de Música Carlos López Buchardo de la Ciudad de Buenos Aires en el año 1992, desarrolla su actividad trabajando con artistas como Silvia Iriondo, Mariana Baraj, Axel Krieger, Alejandro Franov, Guillo Espel, la Orquesta de Música Sudamericana (dirigida por Nora Sarmoria) o Carlos “Negro” Aguirre, entre muchos otros.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además trabajó en la Orquesta Estable del Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires, en el Centro de Experimentación en Ópera y Ballet del mismo teatro, en varias ediciones del Festival Internacional de Música Contemporánea de la Ciudad, siendo su último título “Sur Incises” de Pierre Boulez en el 2015,  donde estuvo a cargo de la parte de marimba.

En esta oportunidad asume el desafío de registrar un álbum de música para marimba “casi” sola, en el que aprovecha las posibilidades de la tecnología digital multipista para apenas colorear sus composiciones. Éstas encuentran refugio en un lenguaje que en cierto modo resulta universal para su instrumento, pero que, a medida que se suman los compases de cada tema, se sumergen en espacios en los que los ritmos folklóricos terminan enseñoreándose.

El entramado secuencial de “Zoe”, tema que da comienzo al disco brinda un aperitivo ideal para que en “Yuri”, la pista siguiente, se explaye una delicada pieza con aire de zamba, sensación reforzada con la aparición del bombo legüero.
“Quele quele” explora una dinámica rítmica en la que el tema se desarrolla con diversos cortes y superposiciones melódicas, mientras que “La vidalsita” sorprende por el juego constante de timbres que aparecen aportados por los cuencos tibetanos y el triángulo.
La riqueza sonora de “Alta Mira”, “Marimba legüera”, “For Nella” y “Los patos de Quito” muestran el universo musical en el que Cabezaz transita con comodidad y creatividad.

No sólo se destaca por su virtuosismo y su técnica sino que también consigue potenciar los arreglos con sutiles coloraturas qu confieren  los diversos instrumentos de percusión que utiliza de manera sabia (semillas, caja chayera, tam tam, vibrafón con arco o glockenspiel).

“Thanks for the sándalos” y “1200 metros” redondean un trabajo en el que Cabezaz se muestra no sólo como un instrumentista de gran nivel, sino también como un compositor original que sabe combinar una técnica magistral con una manera personal para componer, la que le permite explorar los límites de la marimba y brindarle un protagonismo excluyente.

Marcos Cabezaz presentará su CD 1200 metros el domingo 21 a las 19 en la Sala de Cámara de la Usina del Arte, Cafarena 1 esquina Av. Pedro de Mendoza. Entrada gratuita (se retiran hasta 2 localidades por persona 2 horas antes del espectáculo).